Cerrar Publicidad (10s)

Un día después de protagonizar la insólita pelea con militares tras el término de un culto religioso en Los Ángeles, habló el hombre que fingió un atropellado por parte de personal del Ejército.

Se trata de César Lagos, hombre de 44 años que se hizo viral en redes sociales por los hechos en los que estuvo involucrado él, familiares y feligreses. En conversación con LUN, entregó su versión de lo sucedido aclarando que todo fue real.

Lagos aseguró que no es pastor, sino que es un conductor de transportes que en su tiempo libre se dedica a manejar colectivos. Tras ello, relata que él estaba en la casa de su esposa realizando el culto junto a otros familiares: "No éramos más de diez".

"Nos reunimos a las 20 horas. Cantamos alabanzas al Señor, rogamos por los enfermos, leímos la Biblia y volvimos a cantar. A las 22 horas llegó personal de la seremi de Salud con militares. Querían entrar a mi casa, pero no los dejé porque no tenían una orden. Luego salí a guardar mi auto y comenzaron los problemas", contó.

Lee también: Preocupante situación: Biobío registró su menor disponibilidad de camas UCI con sólo un 2%

"El jefe de la patrulla militar me trató de forma inadecuada: me levantó la voz y no quiso identificarse. Como fueron prepotentes, los ánimos comenzaron a calentarse. Yo vi a las niñas de mis parientes llorando y les pedí que se fueran en su auto (el blanco que se ve en el video), pero el militar se interpuso. Yo retrocedí para que el auto fuera para atrás y en ese momento sentí un golpe de la camioneta", comentó.

Consultado por la teatralidad del incidente, Lagos aseguró que el vehículo que era manejado por un uniformado del Ejército "me pegó y quedé con lesiones". Sin embargo, reconoce que fue "un error torpe" el haberse arrastrado para quedar debajo del automóvil: "Lo hice para que la camioneta parara y no siguiera el auto blanco".

"No es mi profesión ser actor"

En redes sociales, los hechos fueron tema de conversación, especialmente por su presunta actuación, pero él es claro en manifestar que ser actor "no es mi profesión. Si fuera actor, lo habría hecho mejor y nadie se hubiera dado cuenta".

Al explicar el por qué golpeó al uniformado, dijo que "vi que tenía a mi yerno. Entre ambos forcejeamos y bueno, él se cayó. Pero yo no le pegué en el suelo, que Dios me tire un rayo si le pegué".

César además declaró estar arrepentido: "Me equivoqué y pongo el pecho a las balas. Les pido perdón a todos los que se sientan perjudicados, partiendo por el militar. Soy un hombre bueno, honrado, caritativo y buen padre".

Relacionado: En medio de ataque de risa Julio César Rodríguez festinó con video de pastor que fingió atropello en Los Ángeles

"Antes de descubrir a Dios yo venía de un mundo cruel y puede decirse que era bueno para los combos. Creo que quizás me salí de madre. He visto que algunos me critican o se ríen, otros me dicen que soy valiente. Viendo todo lo que pasó, creo que no debí actuar así y vuelvo a pedir disculpas".

En libertad con arraigo nacional

Tanto él como su yerno (que también estuvo involucrado en la pelea) fueron detenidos por Carabineros. Este jueves enfrentaron control de detención y fueron formalizados por el delito de lesiones graves y por poner en riesgo la salud pública.

El tribunal decretó para ambos las medidas cautelares de arraigo nacional y la prohibición de acercarse a la víctima.

Para esta y otras informaciones, únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...