Cerrar Publicidad (10s)

A medida que la viruela del mono continúa afectando a hombres homosexuales y bisexuales en decenas de países alrededor del mundo, los mexicanos en riesgo viajan al exterior para recibir vacunas que, aseguran, su Gobierno no se ha molestado en poner a su disposición.

México ocupa el noveno lugar a nivel global en casos totales de viruela símica o del mono, según la Organización Mundial de la Salud, pero las autoridades no han anunciado planes para adquirir inmunizaciones, incluso cuando otros países latinoamericanos reciben envíos.

"Buscar la vacuna ha sido una travesía larga", aseveró Alberto Herbel, un comunicólogo y organizador de eventos nocturnos, que voló de Ciudad de México a Los Ángeles este mes para inocularse después de intentarlo fallidamente en Francia y Alemania.

Herbel, de 38 años, indicó que quería la vacuna porque la mitad de sus amigos se han contagiado.

La enfermedad viral, que se propaga de forma abrumadora pero no exclusiva entre hombres homosexuales y bisexuales, rara vez es mortal, pero puede causar llagas dolorosas que dificultan las funciones corporales básicas durante semanas.

También puedes leer: Varios rivales de Google piden usar normas de la UE en un caso antimonopolio

Una larga travesía

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por su sigla en inglés) recomiendan vacunas para personas en riesgo y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha subrayado que representan una "herramienta importante" para detener la transmisión, aunque son escasas en todo el mundo.

Juan David Zuluaga, un residente de la capital mexicana de 32 años, voló a Tijuana la semana pasada para vacunarse al otro lado de la frontera con Estados Unidos, en San Diego.

"No vi un plan del Gobierno", se lamentó. "Tenía que hacer algo por mí mismo".

La Secretaría de Salud de México no respondió a preguntas de Reuters sobre los planes para adquirir vacunas.

Juan Carlos Lara, propietario de una tienda en el centro histórico de Ciudad de México, se vacunó durante sus vacaciones en San Francisco el mes pasado.

Una latente preocupación

"Fue fácil. No me pidieron nada", afirmó Lara, de 41 años, quien al igual que otros planea hacer otro viaje para recibir la segunda dosis recomendada.

El gobierno de México ha informado de 2,147 casos confirmados de viruela del mono desde mayo, una cifra que, según los defensores de la comunidad gay, está muy por debajo de la realidad del problema.

México no se encuentra entre los 14 países que se han comprometido a comprar inmunizaciones a través de la OPS, que adquirió 130,000 dosis de la vacuna Jynneos, de la biotecnológica danesa Bavarian Nordic. Brasil y Chile recibieron los primeros envíos a principios de este mes.

También te puede interesar: Bolsonaro y Lula se atacan en el primer debate antes de la segunda vuelta en Brasil

Se están realizando ensayos clínicos para evaluar la eficacia de Jynneos en la prevención de la viruela del simio.

La vacuna está aprobada para la viruela del mono en Estados Unidos, donde un estudio de los CDC observó que la incidencia de la viruela del mono era 14 veces mayor entre los hombres no vacunados en comparación con los que habían recibido una primera dosis de Jynneos.

Ricardo Baruch, un investigador de salud LGBT, asegura que conoce "fácil" a 40 personas que han salido de México por la vacuna, pero le preocupa que la situación exacerbe las desigualdades en la comunidad gay.

"Lo único que va a provocar es que la gente con visa y dinero sea vacunada y los que no, pues tengan que resignarse a eventualmente acabar con viruela", sostuvo.

Revisa más noticias de la Región del Biobío. Síguenos en Facebook para más informaciones.

Cargando más noticias...