Cerrar Publicidad (10s)

Esta jornada el Ministerio Público lideró la reconstitución de escena por la muerte de Maximiliano Ramírez Quiñilén (20), en Playa Blanca de Coronel. El joven falleció a causa de un disparo percutado por el cabo segundo M.C.M., quien está formalizado por violencia innecesaria con resultado de muerte, tras un procedimiento policial la madrugada del 23 de diciembre de 2020.

A más de un año del fatal hecho, el fiscal Nelson Vigueras ordenó la nueva diligencia a la Policía de Investigaciones, donde participaron los testigos en la causa. En las mismas pericias no participó el imputado, quien permanece con la medida cautelar de arresto domiciliario. En tanto, la familia de la víctima pudo observar el desarrollo de la reconstitución.

La prima de Maximiliano, Paulina Henríquez Ramírez, dijo que el cambio del persecutor -antes era Glenda Lagos- generó una positiva percepción en la familia, porque sienten que la investigación del caso avanza para alcanzar la justicia.

Lee también: En caravana piden justicia para Maximiliano, joven baleado por carabinero en Coronel

"Hoy se realizó la tercera reconstitución de escena. La primera se hizo el mismo día en que falleció Maximiliano, en la noche. Esa fue una reconstitución que nadie supo y nunca se le avisó a los familiares. La segunda fue la que realizó la señora Glenda Lagos, donde estuvo presente el carabinero imputado, estuvieron también mis tíos mirando desde lejos. Y ahora se hizo la tercera, que solicitó el nuevo fiscal", sostuvo Paulina Henríquez.

"Nos quedamos con la impresión de que el cambio de fiscal se ha notado en cuanto al caso de mi primo. Se ha metido más a fondo en la investigación. A mis tíos eso les da un poco más de tranquilidad, porque se han tomado más declaraciones y se han tomado más pruebas. Incluso declaró la doctora que constató las supuestas lesiones del carabinero (...) Que el fiscal se tome el tiempo que necesite para reunir las pruebas, nosotros lo único que queremos es justicia", complementó.

Cargando más noticias...