Cerrar Publicidad (10s)

El avión de la empresa Aerotransportes Araucanía -ATA- que ganó la licitación para el transporte subvencionado entre la Isla Mocha y el continente; y que el pasado 9 de julio se accidentó con cinco ocupantes, en su historial de navegación cuenta con dos accidentes previos. Uno de ellos, de similares características, pero lo que llama la atención es que aún considerando estos factores, el Ministerio de Transportes otorgó a dicha aeronave la licitación por los próximos 5 años.

La nave en mayo de 1998 pasó a formar parte de Unidad Aeropolicial de Carabineros como parte de pago de un seguro que cubrió otra aeronave accidentada. En ese momento pasó a poseer la matrícula CC-LLJ.

Te interesará: Gloria Hutt confirma que avioneta caída en Tirúa recibe subsidio del Ministerio de Transportes | Sabes

Con dicha identificación, el 30 de agosto de 2008, la Dirección General de Aeronáutica Civil -DGAC- registra un accidente en el Aeródromo de Pichilemu, Región de O´Higgins.

La resolución N°1499WM señala que “durante el rodaje para iniciar la carrera de despegue en la pista 22, la rueda de nariz se enterró en el terreno, impactando la hélice con el suelo”. En dicho hecho no hubo personas lesionadas.

Accidente similar al de Tirúa

Sin embargo, el 29 de enero 2011, la misma aeronave participó de una jornada de vuelos con los socios del club aéreo de Valdivia.

Concretó dos vuelos sin mayores inconvenientes, pero en el tercero, con cinco pasajeros a bordo, hubo problemas en la pista 17 del aeródromo Las Marías de esa ciudad.

Lee también: Fiscalía inicia investigación por caída de avioneta en Tirúa: Una pasajera se fracturó la clavícula | Sabes

La investigación da cuenta que “durante la aproximación para aterrizar y cuando se encontraba próximo a la pista, se activó la alarma de stall. Frente a esta situación, el piloto reaccionó bajando la nariz de la aeronave. Posteriormente, al momento de quebrar el planeo, nuevamente se activó la alarma de stall, lo que provocó que la aeronave diera un fuerte bote sobre la pista. Ante esta eventualidad, el piloto aplicó potencia al motor con la intención de pasar de largo y la aeronave se elevó desviándose hacia la izquierda su trayectoria”.

“… Luego se desplazó sobre el terreno hasta impactar con el cerco perimetral del aeródromo resultando con daños de consideración”, prosigue la investigación N°1575AE.

Pese a estos antecedentes, la licitación terminó a favor del avión de la empresa ATA que propuso la misma aeronave CC-LLJ para Isla Mocha, por sobre una nave bimotor, más nueva, que propuso Heliworks.

La licitación pública otorga un subsidio de 14 millones de pesos mensuales a la empresa ganadora por 60 meses. Marcó la diferencia la propuesta por subsidio y las horas de vuelo totales de los pilotos.

Nota del Editor: A las 13:36 horas del 22 de julio de 2021 esta nota agregó la palabra más en el titular, ya que debía decir avión "más" nueva.

Para esta y otras informaciones únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...