Cerrar Publicidad (10s)

Una discusión entre dos compañeros de trabajo por un chiste machista generó una violenta pelea que dejó a uno de los implicados con grave pronóstico: en coma, en estado vegetativo y tetrapléjico.

La víctima es un hombre de 49 años, que trabaja como cocinero y quien ahora está hospitalizado tras sufrir varias fracturas craneales.

Lo anterior según la Fiscalía se debió a los golpes que le propinó su colega, que tuvo lugar en el 2018 en la ciudad española de Marbella.

El violento suceso ocurrió por una broma sobre la pareja del otro, donde le lanzó la frase: "Si crees que soy homosexual, déjame a tu mujer y te lo demuestro", lo que derivó en la fuerte pelea, según consignó Crónica.

El Grupo de Homicidios de la Policía Nacional en Marbella tomó la investigación tras encontrar a la víctima inconsciente junto a su vehículo que se encontraba estacionado encima de la acera.

Lee también: Detienen a estafadores que utilizaban piel falsa para extorsionar a hombres

Esto llevó a que se realizaran pericias para reconstruir la escena y se estableció que todo se generó cuando el cocinero del Monkey Club, un restaurante que se sitúa dentro del hotel Puente Romano y Nobu, regresaba a casa en su auto junto a cuatro compañeros de trabajo. Allí fue cuando se generó una discusión con uno de ellos a causa del chiste machista.

El hecho partió con un intercambio de palabras pero terminó en la violenta pelea, donde el acusado -un ayudante de cocina- le propinó puñetazos en la cabeza y en la cara a la víctima "con la intención de acabar con su vida".

Lo anterior hizo que cayera el suelo y lo dejó abandonado en el lugar. Tras el ataque, el diagnóstico detalló que el agredido padece un traumatismo craneoencefálico con pérdida de conocimiento, fractura de la bóveda craneal con hemorragia interna, deformidad en la mano derecha, fractura de la mandíbula y traumatismo facial.

La víctima sigue en coma tras sufrir la brutal golpiza

Sin embargo, a pesar de las intervenciones quirúrgicas, sigue en estado de coma, en estado vegetativo y con una tetraplejia de origen cerebral, además perdió sustancia ósea craneal.

La situación terminó con la detención de uno de sus compañeros y sospechoso, un joven de 24 años y de nacionalidad colombiana que trabajaba como ayudante de cocina.

Cuando le arrestaron, el sujeto tenía roto el quinto metacarpiano de una de sus manos y reconoció la discusión a causa de la broma. Asimismo, confesó que se fue del lugar dejando a la víctima en su auto.

Recientemente el Ministerio Público solicitó una condena a ocho años de cárcel y la prohibición de acercarse a menos de 500 metros o comunicarse con la víctima por un período de 10 años.

También se pidió una indemnización de 392.000 euros por las secuelas y 24.000 euros para los cuidados por cada año que permanezca en estado vegetativo y la futura rehabilitación.

Para esta y otras informaciones, únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...