Cerrar Publicidad (10s)

Uno de los acontecimientos más importantes de la historia nacional sucedió aquel 21 de mayo de 1879 en las costas de Iquique y Punta Gruesa. Hecho que merece ser recordado en el presente y esta crónica es el inicio de un especial para dar cuenta de estos acontecimientos.

Las tripulaciones de la Esmeralda y la Covadonga se encontraban bloqueando el entonces puerto peruano de Iquique. No sabían que, en la madrugada del 21 de mayo del citado año, serían protagonistas de uno de los hechos más importantes de la historia nacional.

Uno de los vigías de la Covadonga avistó “dos humos al norte” en el horizonte y de inmediato se da aviso a la tripulación de la Esmeralda. Carlos Condell identificó que los buques que se acercaban eran la Independencia y el Huáscar, dando la alarma respectiva a su tripulación, así como también de la Esmeralda.

Lee también: Confianza para el desarrollo del comercio electrónico emergente | Sabes

La tripulación de la Esmeralda estaba compuesta por 280 miembros, muchos de ellos jóvenes. De hecho, el más joven era José Emilio Amigo con sólo 10 años de edad. A pesar de la juventud de la tripulación, mostraron un valor y ejemplo de patriotismo en el combate. Tras el almuerzo, la tripulación de la Esmeralda se reunió, esperando la arenga del comandante Prat. Una arenga que pasaría a la historia y que cada chileno(a) lleva en su corazón:

Muchachos: La contienda es desigual, pero, ánimo y valor. Nunca se ha arriado nuestra bandera ante el enemigo y espero que no sea ésta la ocasión de hacerlo. Por mi parte, os aseguro, que mientras yo viva, esa bandera flameará en su lugar y si yo muero, mis oficiales sabrán cumplir con su deber”. Viva Chile!

Así se inició el combate. La Esmeralda se encontraba entre dos fuegos, por una lado del Huáscar y que provenía desde tierra. Prat ordena que la corbeta salga de la incómoda situación, algo complejo porque sus calderas no estaban a plenitud y producto del movimiento, reventaron.

Grau se percata de esta acción y ordena a la tripulación del Huáscar iniciar un ataque contra la Esmeralda. Es en esta acción donde cambia el giro del combate, así como también de Arturo Prat y su tripulación.

Te interesará: Inglés inclusivo | Sabes

Es en este instante donde Arturo Prat planea un abordaje al monitor y apresar al comandante. Consciente de los riesgos, salta al buque peruano junto al sargento Aldea en este primer abordaje. Minutos más tarde Prat cae abatido en la cubierta del Huáscar. Posteriormente el Huáscar realiza un segundo espolonazo, instancia en la que el teniente Ignacio Serrano junto a doce marineros, saltan al monitor, empero todos caen bajo las balas.

La cubierta de la Esmeralda se convirtió en un matadero producto del fuego de los cañones Amstrong del Huáscar. Aun así, el monitor peruano da un tercer y fatal espolonazo, provocando el hundimiento de la gloriosa corbeta a las 12:10 pm de aquel 21 de mayo.

No debemos olvidar el ejemplo de Prat, Condell, sus oficiales y tripulaciones de la Esmeralda y Covadonga respectivamente. Demostraron una valentía y coraje a toda prueba, cuyo testimonio de entrega por nuestro país es un ejemplo que debemos poner en práctica para salir adelante. Porque todo chileno(a) sabe que, aunque la contienda sea desigual, nunca hay que arriar el pabellón.

Las opiniones vertidas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de www.sabes.cl El Diario Digital del Gran Concepción.

Para esta y más informaciones síguenos en nuestras redes sociales. En Twitter estamos como @sabescl

Cargando más noticias...