Cerrar Publicidad (10s)

El alicaído sector gastronómico de Concepción instaló mesas con manteles negros en la protesta denominada "La Última Cena", a fin de visibilizar y pedir un salvavidas al Gobierno y permitan su reapertura.

Humberto Miguel, presidente de Asem Biobío, enfatizó en la necesidad de autorizar el tarjeta o carnet verde para personas que cuenten con las respectivas vacunas.

"Una tarjeta que permita que los restoranes abran al interior a personas que han sido vacunadas, esta propuesta está en manos de la presidencia y creemos que es la única solución posible es la tarjeta verde", señaló.

Lee también: Seremi de Economía del Biobío sobre tarjeta verde: "No nos cerramos a ninguna iniciativa" | Sabes

La petición es específica ya que en invierno las terrazas no sirven a causa de la lluvia en la zona sur del país.

Manuel Acuña, presidente de la Asociación Gremial Barrio Gastronómico Plaza Perú, indicó que "pedimos que se pueda abrir adentro, no entendemos el argumento sanitario de no poder abrir adentro, si no hay trazabilidad que los locales sean puntos de contagio".

"Hemos podido abrir 70 días de un año completo, lo manifestamos así como con riesgo de muerte de un sector que es importante. Que estas medidas restrictivas que no tienen sentido técnico se puedan flexibilizar para nosotros es urgente", añadió.

Te interesará: Empresarios en el Biobío creen que tarjeta verde ayudará a reactivar la gastronomía y el turismo en el país | Sabes

Paola Pezzani, banquetera penquista, destacó que "esta pandemia ha sido muchísimo peor que un terremoto, ha significado la caída de todos nuestros negocios".

Respecto de la protesta apuntó que "más que presencia gremial es pedirle al Gobierno ayuda real para nosotros. Necesitamos abrir nuestras terrazas, trabajar con aforos permitidos. Tenemos el área de eventos que no se puede trabajar. Necesitamos subdisidio y poder trabajar con aforos permitidos".

Javiera Santa María, garzona, reflejó el crítico momento que viven. "Ha sido super complicado porque yo vivo de esto, el IFE si bien nos ha ayudado 100 mil pesos es la mitad de nuestro arriendo, cómo pago lo que queda y cómo puedo vivir porque sigo pagando luz, agua. Lo idea sería que por favor se puedan abrir la terrazas aunque sea".

Los comerciantes del sector gastronómico de Concepción advirtieron que la protesta se llama "La Última Cena" porque si no hay ayuda después viene el funeral.

Para esta y otras informaciones únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...