Cerrar Publicidad (10s)

A más de alguno en su infancia tuvo –con su grupo de amigos- en los primeros días del mes de mayo, agarrar dos tablas, un tarro de café y una vela para salir a la calle a cantar lo siguiente:

“...Aquí anda la Cruz de Mayo

visitando a sus devotos,

con un cabito de vela

y un cantarito de mosto.

Si la tiene, no la niegue,

le servirá de algún daño

por no dar la limosna

a la Cruz de Mayo…”

Lee también: Brechas en las expectativas salariales | Sabes

Esta es la tradición de la Cruz de mayo, que gran parte de las generaciones pasadas jugó, participó o simplemente las veía pasar por sus barrios, poblaciones siendo un espacio en donde la gente sociabilizaba en torno a un intento de cruz con una vela y se agradece la participación cantando la siguiente estrofa:

[si se abre la puerta y se entrega limosna]

Muchas gracias caballero (señorita)

por la limosna que ha dado,

pasaron las tres Marías

por el camino sagrado.

De hecho esta celebración da pie para reírse de los vecinos pocos colaborativos o de frentón “fomes” que no querían participar, cantándoles la siguiente parte de la canción.

Esta es la casa de los Pino

donde viven los mezquinos.

Esta es la casa de los Tachos

donde viven los borrachos.

El origen de esta festividad se remonta a la conquista española, como los misioneros desconocían la lengua de los nativos, carecían de imágenes y no tenían suficientes predicadores, hicieron uso de la cruz y elementos locales para difundir el mensaje cristiano.

La devoción de la Cruz es un reflejo de la atracción que en los primeros tiempos de la conquista se sintió por el milagro y por lo maravilloso y sólo sus símbolos podrían “civilizar y cristianizar” a los hombres de este lado del mundo, pero ¿por qué sólo la cruz? En su origen, los santos y patronos eran escasos y como marketing religioso se colocaban en lugares donde fueran vistos por el mayor número de población que se pudiese (Cerros, cruces de caminos o lugares concurridos), existiendo grupos de personas preocupadas de difundir este culto a la cruz que en Mayo se hacía visible.

La cruz se comenzaba a montar el día uno y culminaba su proceso el día 31, en donde en las tardes se congregaban los fieles al pie de la Cruz con los bailes “chinos” en las que el capitán (encargado de resguardar el proceso) aplicaba correctivo y castigo físico a quienes no lo hacían bien.

Te interesará: Mujeres Carabineras y su aporte a la sociedad | Sabes

Esta fiesta también se asocia a una red de creencias y supersticiones que son del mes completo, tales como privarse de alcohol en Mayo es honrar a la Cruz de Mayo, los más fieles cantan toda la última noche del mes donde es común no dormir, en el norte se reza para sanar a los enfermos a quienes se ha hecho mal y en los campos se hacían fogatas y el no vestir la cruz, ósea adornarla, traería pobreza.

Desde siempre se ha desarrollado el acto como una procesión en el que se pide dinero, comida y vino de casa en casa, en cuyo acto –como lo mencionamos anteriormente- se canta, recita en un fin de fiesta de religiosidad popular. Históricamente hay registros de su celebración desde lo más al norte de nuestro territorio hasta lo más austral, con sus características que definen la fiesta como un acto sociocultural del mes de mayo.

Con el paso del tiempo dejó de ser una festividad al alero de la Iglesia y se constituyó en una práctica religiosa de la comunidad.

Este espíritu popular, con raíz histórica cultura netamente criolla, va perdiendo valor en nuestra cotidiana sociedad, interesante es estudiar las divergencias en las ciencias sociales. Interesante es ver el origen de esta fiesta popular, pero también problematizar los cambios que surgen como sociedad que nos hacen desprendernos de ciertas tradiciones.

Es así como la Cruz de Mayo nos sitúa dentro de un problemas de larga data en nuestro espíritu “chileno”, es decir, ¿cuantos Chiles hay en Chile? o ¿qué es ser chileno?

Las opiniones vertidas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de www.sabes.cl El Diario Digital del Gran Concepción.

Para esta y más informaciones síguenos en nuestras redes sociales. En Twitter estamos como @sabescl

Cargando más noticias...