Cerrar Publicidad (10s)

Soraya Gutiérrez es la primera mujer en liderar las gestiones de una facultad de ciencias en la centenaria Universidad de Concepción. Y, actualmente, ya va por su tercer periodo como decana en la Facultad de Ciencias Biológicas, desde que asumió el cargo en 2014. 

La bioquímica, magíster en Ciencias con mención en Bioquímica de la UdeC y también doctora en Biología Celular de la Universidad de Massachusetts, apuesta por una mirada con enfoque en igualdad de género integradora desde la niñez.

Curiosidad innata

Desde una temprana edad, la doctora Gutiérrez se preguntaba cómo funcionaban las cosas, desde cómo estaba organizado un ser vivo a cómo se producían las reacciones químicas. Esta curiosidad innata, y el hecho de haber sido estimulada para desarrollar sus habilidades, la lleva al camino de las ciencias.

Tenía claro lo que le gustaba hacer: trabajar en laboratorio, la investigación y la posibilidad de generar nuevo conocimiento. Vio en la carrera de bioquímica la posibilidad de concretar dichas cosas.

Por todo esto, Soraya Gutiérrez se considera afortunada “nunca se me dijo que había un límite a lo que podía hacer o qué tenía que ajustarme a desarrollar un rol particular”. Sin embargo, asegura que la cuestión es que ninguna mujer debería sentirse afortunada, puesto que tanto niñas como niños deberían tener las mismas oportunidades y un ambiente seguro y estimulante para desarrollar sus capacidades.

También lee:

Referentes locales

En el radar de la Dra. Gutiérrez estaban como ejemplo algunas científicas reconocidas a nivel internacional, pero es en la UdeC en donde se empapa de referentes locales que le sirven de inspiración.

“Mi referente fue la Dra. Maruja Imschenetzky. Ella fue la pionera en el desarrollo de la investigación en el área de biología molecular en la universidad. Junto a las doctoras Marcia Puchi y Rina Massone formaron el Grupo de Biología Molecular (GBM), dando inicio al desarrollo de esta disciplina con grandes contribuciones en el área”, relata la Soraya Gutiérrez.

La doctora Imschenetzky destacó por sus logros tanto a nivel nacional como internacional, puesto que obtuvo el Premio Municipal de Ciencias, además del reconocimiento internacional como mujer científica. “No sólo impulsó esta área, además sentía una pasión increíble por todo lo que hacía. Fue un gran ejemplo para quienes tuvimos la suerte de tenerla como profesora”, recuerda la decana Soraya Gutiérrez.

En ese sentido, la doctora reconoce la importancia de hablar del rol de la mujer en ciencias señalando que así “se reconoce a las científicas que a lo largo de la historia han hecho grandes contribuciones y, sin embargo, no han sido visibilizadas. Por otra parte, se logra eliminar y combatir los prejuicios existentes en nuestra sociedad con respecto a las capacidades que tienen las mujeres para el desarrollo de la ciencia”.

Revisa también:

Optimista ante el desequilibrio

Según los datos proporcionados por la UNESCO, de todos los investigadores del mundo, menos de un 30% son mujeres. Sólo 17 mujeres han ganado el Nobel en Física, Química o Medicina, desde Marie Curie en 1903. En ese mismo lapso, el galardón se entregó a 572 hombres. 

Desde una mirada de país, sólo el 33% de matrículas de primer año en el área de las ciencias corresponde a mujeres. Asimismo, en la actualidad solo un 38% de mujeres chilenas trabajan en actividades de investigación y desarrollo (I+D), uno de los porcentajes más bajos en Latinoamérica. 

Sin embargo, ante tal desequilibrio, la doctora Gutiérrez es “bastante optimista. Creo que si estamos con un bajo porcentaje de mujeres desarrollando ciencias, el único camino que podemos tomar es corregirlo y aumentar el número de mujeres que escojan una carrera científica”.

Para la decana se puede lograr si el enfoque de la igualdad de género comienza a partir de la niñez. “Si a una niña se le dice que no puede hacer ciencias, que sus capacidades no van por el pensamiento crítico, es muy difícil corregir ese reforzamiento negativo. Las primeras acciones tienen que apuntar a cómo tratamos a nuestras niñas y niños, y qué oportunidades les damos”, señala la decana Soraya Gutiérrez.

Consejos para jóvenes investigadoras

Es reconocida por su trabajo en posicionar a la Facultad de Ciencias Biológicas como uno de los espacios de investigación más importantes del sur de Chile en el área biológica, además de sortear un año 2020 complejo, marcado por la pandemia Covid-19 y el rol de lo virtual en el aula y en los quehaceres institucionales. 

Sin duda, para la doctora Soraya Gutiérrez, decantarse por una carrera científica ha sido una de las mejores decisiones que ha tomado. Y, más aún, desarrollar su trayectoria en la Universidad de Concepción, en donde se desempeña desde 1993.

“Trabajar en la universidad ha sido muy estimulante porque me permite hacer dos cosas que me apasionan, la investigación y la docencia. He tomado algunos cargos administrativos que me han permitido ver la función universitaria de otra forma. Al ser una universidad completa y compleja nos brinda grandes oportunidades de colaboración y la libertad de desarrollar áreas de nuestro interés”, señala decana Soraya Gutiérrez.

Es por esto que su consejo para las jóvenes investigadoras que deseen unirse a las ciencias es que lo hagan con entusiasmo, sin temerle al fracaso. “Hay veces en que las cosas no resultan aún cuando se ha puesto el mayor de los esfuerzos. Hay que aprender de ello, pero no quedarse detenida”, asegura Soraya Gutiérrez. 

“Dedíquense a hacer algo que las apasione, que llene su vida y las estimule. Porque eso las va a hacer felices y va a mantener su curiosidad y motivación en el trabajo que estén desarrollando”, añade la docente y decana de la Facultad de Ciencias Biológicas Soraya Gutiérrez.

Cargando más noticias...