Cerrar Publicidad (10s)
día/noche

Educar en igualdad de género

Agencia Gradual Ltda. Todos los Derechos Reservados

Publicado por Redacción Sabes

04/03/2020 12:48:38

Comenzamos un nuevo año escolar que de seguro será diferente. No sólo por el contexto nacional que marcará la pauta, sino por una lucha que lleva años desarrollándose y que este año continúa con más fuerza: viene el 8M y la huelga feminista.

Los verdaderos resultados se ven con acciones colectivas que generan alto impacto. Necesitamos muchas personas visibilizando la inequidad, incidiendo en los debates sobre el tema y también formando a las generaciones más jóvenes desde nuestro propio aprendizaje y transformación.

Lee también: Escenarios del Apruebo

La sala de clases cumple un rol fundamental en la sociedad y es por ello que necesitamos una educación en igualdad de género. Pero primero partamos por casa: reflexionemos e identifiquemos nuestros propios prejuicios o sesgos en pos de la formación de alumnas y alumnos. Sólo con plena conciencia de esto podemos avanzar hacia un proceso personal y luego social.

La brecha de género es vista en múltiples aspectos de nuestra vida: las mujeres tenemos 5,89 horas de trabajo doméstico no remunerado y los hombres 2,74 (INE); sólo 7% de los altos directivos en empresas del mundo son mujeres (ONU); de las 900 personas que han recibido el Premio Nóbel sólo 33 han sido mujeres y así podríamos seguir el día completo pasando por salud, trabajo, violencia y más.

En educación el panorama no es diferente: sólo el 33% de egresados de carreras de tecnología son mujeres (Mineduc), 46% de la matrícula en carreras de ciencias básicas son alumnas y la brecha en Simce y PSU entre niñas y niños se mantiene hace años. Las alumnas tienen mejores resultados en Lenguaje y los alumnos en matemáticas.

Hoy más que nunca necesitamos trabajar por la igualdad de género en educación alcanzando cambios inmediatos. Comencemos a observar nuestros espacios. ¿Cómo estamos decorando y ordenando? ¿Están los colores asociados a género? Vayamos revirtiendo esos estereotipos con pequeños actos como mezclar los juguetes, teniendo bloques de construcción junto a elementos de cocina, por ejemplo. Decoremos con imágenes o ilustraciones donde mujeres y hombres estemos representados como iguales, fijándonos en la posición, postura, construcción de la imagen para asegurar que no haya poder de uno por sobre el otro.

Empoderemos futuras ingenieras, científicas y matemáticas, así como enfermeros, matrones o parvularios mostrando ejemplos diversos durante nuestras clases, rompiendo esquemas que muchas veces acarreamos incluso nosotros mismos. Destaquemos roles de grandes mujeres de nuestra historia como Javiera Carrera, la Sargento Candelaria, Eloísa Díaz, Elena Caffarena, Margot Duhalde, ¡y tantas más!

Te interesará: Caso Camilo Catrillanca: Solo la Justicia traerá Paz

Distribuyamos las tareas al azar para que así las de fuerza no sean lideradas por hombres y la decoración por nosotras. Incentivemos a niños a demostrar sus emociones y mostrarse vulnerables y formemos niñas fuertes y valientes capaces de todo.

Pequeños pasos firmes y cotidianos van generando diferencias para disminuir brechas cotidianas, pero también para formar la generación que liderará la sociedad distinta e igualitaria que hoy estamos forjando. Que nuestra histórica lucha siga avanzando con acciones colectivas desde nuestros propios espacios. Porque la educación será no sexista o no será.

Las opiniones vertidas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de www.sabes.cl El Diario Digital del Gran Concepción.

Cargando....