Cerrar Publicidad (10s)

Algunos cruzaban desde Santa Juana a San Rosendo para seguir el peregrinaje a Yumbel por el 20 chico, mientras que otros iban por trámites habituales. Como sea, no llegaron a la hora a su destino ya que la barcaza que cruzaba de norte a sur encalló en medio del río Biobío.


Raquel Mercado viajaba desde Curalí Alto en Santa Juana a San Rosendo junto a su hijo, dueño de una camioneta. “El niño que venía conduciendo la barcaza se perdió de la línea de donde tenía que pasar, se fue hacia al medio y quedamos atascados en la arena”, comentó.


Fue una situación bastante complejo que obligó a montar un operativo que tardó en comenzar debido a las condiciones de visibilidad y el lugar en que se encontraba el flotante. “Los bomberos de San Rosendo nos rescataron, llegaron en botes y nos sacaron en dos grupos. A mí me dio susto porque una es más sensible, aparte las complicaciones que una tiene”, añadió la afectada pasajera.


Después de casi cinco horas en el lecho del río pudieron ser derivados hasta el sector Balseadero. En tanto la balsa continuaba con peligro de hundimiento.

Cargando más noticias...