Cerrar Publicidad (10s)

El operativo se centró en la capital provincial del Bío Bío, participando funcionarios de la Brigada de Delitos Sexuales y Menores (Brisexme) angelina, quienes tenían antecedentes sobre cinco personas que figuraban con deudas de $64.414.608 en los tribunales de familia, y a quienes sus familiares y cercanos negaban cuando eran requeridos por los policías.



Por lo anterior, los funcionarios de la Brisexme, identificaron las rutinas de los requeridos, montando puntos de vigilancia a los sujetos, así, mediante el trabajo de análisis e inteligencia, se pudo ubicar a las personas de sexo masculino.



El comisario Rodrigo Claramunt Lavín, jefe de esa unidad de la PDI dijo que: “El caso de mayor cuantía correspondió a un individuo que adeudaba 61 millones 680 mil pesos por pensiones alimenticias impagas, no pudiendo ser ubicado en varias ocasiones por la PDI, ya que generalmente cambiaba de domicilio a fin de eludir su responsabilidad judicial, logrando ser ubicado por nuestros funcionarios para cumplir con la orden de arresto emanada desde el Juzgado de Familia de La Serena”.



Jurídicamente, el no pagar la pensión es considerado una falta y no un delito, así, muchos requeridos prefieren pasar un par de noches en la cárcel en vez de pagar las deudas, sostuvo una fuente de la PDI, quien precisó que son muchos los que para eludir la acción de la justicia cambian de trabajo, e incluso instruyen a sus familiares y amigos a fin de evitar su arresto.



Este tipo de servicios de los detectives buscan es incentivar el pago de las pensiones, por ello la PDI Los Ángeles recomienda regularizar situaciones pendientes mediante la cancelación de los montos. No obstante ello, de no se contarse con los recursos, la recomendación es acercase igualmente a los Tribunales respectivos con el fin de llegar a un acuerdo conveniente para las partes involucradas.

Cargando más noticias...