Cerrar Publicidad (10s)

Rusia instó este domingo a los habitantes de la ciudad ucraniana ocupada de Jersón a que huyan para salvar sus vidas, mientras cada vez más residentes se unían al éxodo para escapar de una contraofensiva ucraniana anticipada.

Los representantes de Rusia en la región meridional están intentando evacuar a unas 60.000 personas que viven en la orilla occidental del río Dniéper.

"La situación actual es difícil. Es vital que salven sus vidas", planteó el ministro de Educación ruso, Sergei Kravtsov, en un mensaje de video. "No será por mucho tiempo. Seguro que volverán".

La región de Jersón se encuentra al norte de la península de Crimea, que Rusia se anexionó en 2014. Es una puerta de entrada clave para los suministros militares rusos.

El abandono de la urbe

Las autoridades respaldadas por Moscú informaron de la escasez de embarcaciones para transportar a la gente a través del río en un momento dado el domingo, debido a un "fuerte aumento del número de personas que desea abandonar la ciudad".

También puedes leer: Huracán Roslyn golpea costa del Pacífico con fuertes vientos e intensas lluvias

Unas 25.000 personas han sido evacuadas desde el martes, según la agencia de noticias Interfax, que citó al jefe adjunto de la región, Kirill Stremousov, instalado en Rusia.

"Volvemos a recomendarles que abandonen la ciudad y la orilla occidental del Dniéper", indicó Stremousov en un mensaje de video publicado en Telegram.

Según indicó, un artefacto explosivo improvisado mató a una persona e hirió a otra en una explosión en la ciudad el domingo. Reuters no pudo verificar de forma independiente el incidente.

Las complejidades de una disputa

Pese a las advertencias, los funcionarios insistieron en que cualquier reubicación será temporal en un territorio que Rusia proclamó de manera oficial como suyo tras un referendo que fue denunciado como una farsa por Kiev y Occidente.

También te puede interesar: Los mejores futbolistas de Brasil se inclinan por Bolsonaro en medio de una carrera polarizada

"No vamos a renunciar a Jersón", comentó Stremousov.

El domingo, más habitantes de Jersón se embarcaron con sus pertenencias en transbordadores y autobuses escolares reutilizados que salían de la ciudad.

"Por supuesto que tememos por nuestras vidas", dijo a Reuters Vera, de 44 años, que no dio su apellido. "Pero creo que todo saldrá bien. Jersón resistirá".

Síguenos en Facebook para más informaciones.

Cargando más noticias...