Cerrar Publicidad (10s)

Pocos días antes de la primera vuelta de las elecciones generales de este mes en Brasil, un video de TikTok de 13 segundos electrizó a los partidarios del presidente Jair Bolsonaro; el astro del fútbol Neymar se manifestó a favor de su candidatura a la reelección.

El video, publicado el 29 de septiembre, mostraba a Neymar bailando un "jingle" de campaña que destacaba la posición de Bolsonaro en la papeleta, y el presidente se apresuró a compartirlo en las redes sociales.

Aunque el delantero del París Saint Germain se mantuvo en silencio en su puesto, aparte de sincronizar los labios con la canción, el movimiento lanzó el guante para que otros futbolistas mostraran su apoyo al líder ultraderechista, como los internacionales Thiago Silva y Daniel Alves.

El peso de lo evangélico

Sin mencionar a Bolsonaro por su nombre, compartieron publicaciones con algunas de sus frases de cabecera, incluyendo eslóganes populares entre los cristianos evangélicos de Brasil, que le apoyan mayoritariamente. En un país donde las iglesias evangélicas han hecho grandes incursiones en las comunidades más pobres, erosionando la mayoría católica, muchos futbolistas hacen gala de su fe evangélica.

"Hay un eslogan que me encanta", comunicó Alves, usando una frase habitual de Bolsonaro: "Brasil por encima de todo, Dios por encima de todo".

Bolsonaro perdió la primera vuelta frente a su contrincante izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva por un margen más ajustado de lo esperado, lo que estableció una segunda votación para el 30 de octubre.

También puedes leer: Partidos opositores de Venezuela no respaldarían gobierno interino de Guaidó en 2023

La avalancha en las redes sociales reforzó la creciente evidencia anecdótica de que muchos de los jugadores de fútbol más prominentes de Brasil se inclinan ahora hacia la derecha.

Muchos jugadores favorecen a los políticos conservadores debido a sus propias historias de vida, dijo el comentarista deportivo Juca Kfouri, señalando que la mayoría de las estrellas del fútbol en Brasil provienen de barrios pobres y alcanzan el estrellato gracias a su propio talento.

"Así que tienden a ser egocéntricos y a repetir ese discurso autoritario sobre la meritocracia", planteó Kfouri, que ha apoyado a Lula.

El antropólogo Roberto DaMatta también destacó que el fútbol es una importante vía de progreso en Brasil, pero añadió que sin una investigación más profunda será difícil llegar a una conclusión firme sobre las preferencias políticas de los jugadores en general. "Sería bastante especulativo", afirmó.

"Estamos en el mismo bando"

El video de Neymar ha sido visto casi 60 millones de veces solo en la cuenta de Instagram de Bolsonaro. Mientras lo compartía, el mandatario relacionó su posible victoria con el récord de seis Mundiales de fútbol que perseguirá este año Brasil en Qatar.

Antes de Neymar, jugadores como Lucas Moura, del Tottenham Hotspur, y Felipe Melo, del Fluminense, se habían unido a Bolsonaro, pero el apoyo del número 10 de la selección nacional provocó una reacción aún más amplia. A él se unieron jugadores retirados como Rivaldo, campeón del mundo en 2002, y el exarquero del Inter de Milán Julio César.

"Neymar, volvemos a estar del mismo lado", expresó César.

Lula también ha reunido un puñado de apoyos futbolísticos, pero menos estrellas actuales.

Muchos de sus apoyos más destacados en este deporte son antiguos jugadores vinculados a la campaña brasileña de los años 80 para acabar con la dictadura militar, como el ex internacional brasileño Walter Casagrande Junior.

También te puede interesar: Snapchat hace saltar las alarmas en el sector de las redes sociales: Acciones cayeron un 30%

Como líder sindical de la época, Lula fue una piedra en el zapato de los generales que gobernaron el país durante dos décadas, un régimen militar que Bolsonaro defiende.

"No soy un izquierdista radical, sólo estoy a favor de la democracia", comunicó Casagrande a Reuters. "Estamos viviendo en el caos. El gobierno de Bolsonaro está destruyendo el país".

El exseleccionador brasileño Vanderlei Luxemburgo, el icono del Lyon Juninho Pernambucano y el campeón del mundo de 1994 Rai también apoyan a Lula. El hermano mayor de Rai, el difunto astro Sócrates, marchó contra el régimen militar e inició un movimiento prodemocrático junto a Casagrande en el club Corinthians en los años 80.

Amalgama entre fútbol y política

Al entregar el premio que lleva el nombre de Sócrates en la ceremonia del Balón de Oro el lunes, Rai hizo un signo de "L" con la mano mientras citaba las elecciones de Brasil, una conocida señal de apoyo a Lula.

Entre los jugadores actuales, el delantero del Bayer Leverkusen Paulinho y el lateral derecho del Vizela Igor Juliao fueron de los pocos que apoyaron abiertamente al líder del Partido de los Trabajadores, que gobernó entre 2003 y 2010.

El abrazo de los futbolistas a Bolsonaro ha coincidido con una tradición creciente entre los brasileños conservadores de ponerse la famosa camiseta amarilla de la selección en manifestaciones callejeras, como el propio Bolsonaro ha hecho ocasionalmente.

¿Afectará la postura política de los jugadores al apoyo de los brasileños en el Mundial?

"No lo creo", indicó Kfouri. "Cuando empiezan los partidos, la gente lo olvida todo".

Síguenos en Facebook para más informaciones.

Cargando más noticias...