Cerrar Publicidad (10s)

El actual gobernador de la región Metropolitana, Claudio Orrego, tomó la decisión de renunciar al partido Demócrata Cristiano este lunes.

"Después de 33 años en el partido Demócrata Cristiano he decidido renunciar a mi militancia. Esta ha sido una decisión triste pero también muy meditada", indicó en una carta.

En la misma línea, declaró que "me unen a ustedes una linda historia de servicio a nuestro país. Juntos luchamos pacíficamente por la defensa de los derechos humanos y el retorno a la democracia".

También puedes leer: Cadem: 71% cree que Chile requiere de una nueva constitución y 66% piensa que es prioritario

"Liderados por don Patricio Aylwin, acometimos la difícil tarea de reencontrarnos y reconciliarnos como país, impulsando una inédita, difícil y necesaria transición. Luego vinieron los gobiernos de Frei, Lagos y Bachelet, donde desde y con la centro izquierda democrática impulsamos una agenda de justicia social, crecimiento y modernización del país, como nunca antes en nuestra historia", sostuvo el gobernador.

Igualmente, expresó sentirse muy orgulloso y agradecido por su tiempo en la colectividad. Sobre esto, añadió que "hay mucho que pudimos hacer mejor, pero la obra es robusta y los resultados visibles".

"Lo mismo me pasa con nuestras ideas, que creo siguen vigentes como nunca: la centralidad de toda persona humana y el respeto a su dignidad, la justicia social como norte de la acción colectiva, el valor de la democracia y el respeto a los DDHHs, el rechazo radical al odio y la violencia como método de acción política, el rol necesario de un Estado moderno y de un sector privado emprendedor y competitivo, la importancia de una sociedad civil organizada e incidente, y una opción preferencial por los excluidos y marginados", manifestó.

Convivencia interna

Asimismo, la autoridad aprovechó el momento para referirse al actual clima presente en el partido que hoy abandona.

"Me ha tocado ver como nuestra convivencia interna se fue destruyendo, hasta que nuestra 'comunidad' partidaria simplemente pasó a ser irreconocible y hasta diría inexistente", indicó.

Adicionalmente, mencionó que "poco queda de ese espíritu fraterno al que mi padre, Claudio Orrego Vicuña, dedicó ese lindo poema 'Los Camaradas' en 1975. Del debate de ideas pasamos a la descalificación personal, de las diferencias ideológicas legítimas a grupos rivales irreconciliables, de la competencia necesaria a una guerra fraticida, de la lealtad a toda prueba a la deslealtad y la abierta traición". 

"Yo ya me desafecté y no quiero seguir invirtiendo las energías que me quedan en un ambiente donde ya no siento que se viva un espíritu comunitario y de respeto mínimo que se necesita para hacer política juntos", señaló.

Sin embargo, Orrego afirmó que seguirá metido en política por el resto de su vida, pues siente que es su "vocación del alma".

"Espero que volvamos a encontrarnos en el servicio público y la lucha política, aunque ya no sea siendo parte del mismo partido. Quién sabe cuáles serán las formas de organización y alianzas que nos demos y podamos construir, con algunos de uds y muchos independientes y ex militantes de otros partidos", comunicó.

Por último, el gobernador agradeció a "todos y todas mis camaradas por todo lo compartido, todo lo aprendido, y todo lo hecho juntos".

Cargando más noticias...