Cerrar Publicidad (10s)

El sacerdote jesuita, Felipe Berríos, se refirió a las investigación canónica por “actos de significación sexual” que realizó la Compañía de Jesús. 

En mayo de este año, la congregación informó el inicio de una investigación tras una denuncia de una mujer, quien aseguró haber sido víctima de actos de connotación sexual cuando era menor de edad. 

Tras esto, fue suspendido del ejercicio público del ministerio sacerdotal y lo dejaron fuera de La Chimba, lugar donde vivía antes de la investigación. 

En conversación con La Tercera, Berríos indicó que está a la espera de la decisión del Vaticano y aseguró que detrás de la acusación en su contra hay una estrategia comunicacional impulsada por el abogado, Juan Pablo Hermosilla. 

Lee también: Detienen a dos carabineros por conducir en estado de ebriedad

Berríos sostuvo que “esto es un juicio mediático y mediáticamente estoy marcado (..) Mi reacción fue la de cualquier persona a la que acusan de algo que no ha hecho: Incredulidad, desazón, rabia. Me gustaría decirle otra cosa, pero no le puedo mentir”. 

“Me he acordado de tantas personas que he conocido en mi vida sacerdotal. Y a las que he tratado de apoyar producto de las situaciones de injusticia que les ha tocado vivir. Ha sido duro”, agregó. 

En cuanto a una posible defensa, Berríos señaló que “en el caso de una acusación canónica, yo prefiero la justicia abierta de todos los chilenos donde poder defenderme. Esa sensación de injusticia, de tener una jurisprudencia distinta a la de todos los chilenos, es lo que más duele”. 

Por otro lado, manifestó que “acá hay un modus operandi muy claro de la Fundación para la Confianza. Que se presta para un show mediático a través de su abogado, el señor Hermosilla (...) la fundación filtra información a la prensa y protagoniza reportajes incluso en televisión. Y acá quiero ser muy claro: la Fundación para la Confianza lleva adelante una causa loable y necesaria para contribuir a que no haya abuso infantil en Chile. Causa que comparto en un mil por ciento. Sin embargo, es evidente que en el último tiempo sus prácticas y estándares no han sido los adecuados”. 

En cuanto a las cautelares, Berríos expresó que está “muy triste”. Además, espera que el provincial “levante a la brevedad esa cautelar, pues no hay motivo para mantenerla. Colaboré ampliamente en la investigación y ya presté declaración. Tengo un trabajo en La Chimba y muchos pobladores me han manifestado que me necesitan de vuelta, así es que espero volver pronto”. 

Cargando más noticias...