Cerrar Publicidad (10s)

China atacó el martes un informe publicado por la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos sobre presuntos abusos en Sinkiang y leyó una declaración respaldada por una veintena de países que critica al organismo por publicarlo y que dice que no tenía derecho a hacerlo.

Pero el apoyo inicial a la llamada declaración conjunta de Pekín en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU fue más escaso de lo que algunos observadores esperaban, un hecho que podría envalentonar a los críticos de China.

El informe del 31 de agosto, que Pekín pidió a la ONU que no publicara, estipula que "se cometieron graves violaciones a los derechos humanos. La detención de uigures y otros musulmanes en la región china de Sinkiang podía constituir crímenes contra la humanidad". China niega enérgicamente cualquier abuso.

También te puede interesar: Estados Unidos exige explicaciones a China tras informe de la ONU sobre posibles crímenes en Xinjiang

El informe de la discordia

Algunos países están estudiando ahora una moción histórica contra China que incluya un posible mecanismo de investigación en una reunión del Consejo de Ginebra que se está celebrando en estos momentos, expresaron diplomáticos a Reuters.

Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea acogieron con satisfacción las conclusiones sobre Sinkiang y expresaron su preocupación en la sesión del martes del Consejo, en la que están debatiendo el informe por primera vez.

También puedes leer: Informante de Twitter reveló preocupación ante posible uso malicioso de datos desde China

Pero Chen Xu, embajador de China, lo rechazó por considerarlo una "calumnia" errónea, diciendo que se basaba en mentiras.

"Estamos profundamente preocupados por el hecho de que, sin la autorización del Consejo de Derechos Humanos, y sin el consentimiento del país en cuestión, se haya publicado la llamada evaluación sobre Sinkiang, China", enunció en otra declaración conjunta.

Los países de el lado de China

Un funcionario del Consejo de la ONU dijo que hasta ahora 21 países firmaron esa declaración, incluidos Egipto y Pakistán. Sin embargo, un recuento de Reuters mostró que sólo siete de los que se pusieron del lado de China tienen actualmente un voto en el Consejo de 47 miembros, donde las resoluciones necesitan una mayoría para ser aprobadas.

"No estarán contentos con eso", señaló un diplomático.

Entre los países que manifestaron anteriormente su apoyo a China en materia de derechos humanos y que no estaban en la lista actual se encontraban Nepal, Nigeria, Marruecos y los Emiratos Árabes Unidos, aunque podrían sumarse más adelante, ya que la lista sigue abierta.

"El informe de la ONU ha hecho que muchos países, en particular los musulmanes, se queden callados", comunicó Raphael Viana David, del Servicio Internacional para los Derechos Humanos.

Revisa más noticias de la Región del Biobío. Síguenos en Facebook para más informaciones.

Cargando más noticias...