Cerrar Publicidad (10s)

El Gobernador de la Región del Biobío habló tras el triunfo del rechazo en el plebiscito de salida sobre la propuesta de nueva Constitución. En la oportunidad analizó los resultados y las razones de que la mayoría de los chilenos no quisieran la nueva carta magna.

Según las últimas cifras entregadas por el Servel, la opción del rechazo ganó con un 61,86 por ciento de los votos, equivalentes 7.882.958. Mientras que el apruebo tuvo un 38,14% con 4.860.093 sufragios.

Tras consultarle sobre los resultados, el Gobernador del Biobío, quien no quiso dar a conocer su opción previo al proceso de votación, dijo que los métodos pacíficos ayudan a construir democracia y la gente confía en los caminos institucionales para encontrar bien común a pesar de los hechos de violencia que marcan en la zona.

De hecho la mañana del domingo una antena terminó en el suelo y otras dos dañadas tras el uso de dinamita por parte de un grupo que atentó contra las estructuras en Quilicoya en Hualquí.

"Hay un rechazo a la propuesta de texto constitucional, eso es evidente. Pero también hay una crítica al problema de la inflación que tenemos. Al problema de la violencia que se ha instalado, que no está resuelta. Y hay un profundo llamado al Gobierno nacional para que gobierne. Necesitamos resolver el problema de la inflación, resolver los problemas de violencia lo necesitamos urgentemente", comenzó diciendo Rodrigo Díaz.

Agregando, "no es de extrañar que en las comunas donde hay estado de excepción, la opción rechazo fue mucho más alta que en el Gran Concepción. También diría lo que se busca con esto no es no tener una nueva Constitución. Por cierto, mi interpretación es que si se busca tener una, pero que genere la posibilidad de que todas las personas se sientan incorporadas, fíjese que es notable la diferencia que hay en la votación de las regiones con los sufragios que existe en el centro del país. Si bien es cierto, en todo Chile ganó la opción Rechazo y apenas en ocho comunas la opción Apruebo. Creo que la votación que hay en la región y particularmente en el centro sur del país, es altísima".

Interpretación de la votación

Para Díaz, los resultados de este domingo son "un llamado de atención también a las élites políticas para que concuerden rápidamente reiniciar un proceso de reforma constitucional y este sea lo más participativo posible pero sin los errores, sin los vicios que tuvo el anterior y los excesos en que incurrió la mayoría que se constituyó en la Convención Constituyente. Deben quedar de lado y necesitamos más rigor, más aplicación, resolver las cosas en tiempo más rápido, dedicarnos a los temas constitucionales y no a otros temas, de tal manera de poder construir una Constitución que acoja a todas las personas que vivimos en este país".

Errores del proceso

Consultado por los errores que pudieron existir en el proceso constituyente y la votación obtenida por el rechazo en zonas como la Provincia de Arauco, Díaz apuntó a las "funas" que se hicieron como uno de los puntos que generaron la desaprobación en las personas.

"Lo primero que partiría diciéndole que hay un problema de forma. La funa permanente. Llegar con disfraces a la convención, votar de la ducha e insultar en el minuto de la constitución de la convención son excesos claramente, la cultura de la funa permanente es algo que debe quedar desterrado. Esa es la manifestación de la gente que con un lápiz fue a votar y a decirnos queremos constitución, pero no de cualquier manera", comenzó diciendo Díaz.

Agregando, "también hay problemas de fondo. La movilización que se llevó a cabo, que inicia este proceso constitucional era por mejores pensiones, era por mejor educación, por mejor salud, no por plurinacionalidad. Y así lo dicen claramente. Fíjese que la votación que hay en las comunas de población Mapuche, la votación de Tirúa o la de Alto Biobío, ahí hay un desarraigo entre lo que piensa un grupo de personas, con lo que hace el resto de país. Queremos un país unido, queremos una Constitución que asegure el trabajo, que asegure también la seguridad ciudadana y, por cierto, que consagre mayor autonomía, mayor libertad, mayor disposición presupuestaria para la regiones. Queremos descentralización, pero sin exceso".

"Eso es lo que ha dicho la voz del país y en particular la voz de la Región del Biobío. Probablemente hubo un poquito de desconexión con la realidad. Cuando se empezaron a creer poder constituido y empezaron a opinar de una serie de materias que son más bien de política contingente o de materia reglamentaria y no constitucional, creo que se produjo una disociación con la realidad que el pueblo de Chile les terminó diciendo, mire, lo que ustedes ofrecen como proyecto Constitución no es lo que la ciudadanía quiere. Entonces es muy macizo, un 62% de rechazo a la propuesta constitucional. Chile invirtió 18 mil millones de pesos y un año de tiempo que queda en nada producto de un trabajo mal hecho", concluyó Rodrigo Díaz.

Mira también

Síguenos en Twitter para más noticias.

Cargando más noticias...