Cerrar Publicidad (10s)

Con un cuenco de plástico, Ha In-sik sacó este miércoles el agua de su departamento subterráneo en el distrito de viviendas de bajo costo de Sillim, en el suroeste de Seúl, donde las inundaciones causadas por las lluvias torrenciales obligaron a su familia a dormir en un parque cercano.

El hombre, de 50 años, junto con su mujer y su hija, había recogido electrodomésticos, muebles, libros e incluso cubiertos, y los había sacado al exterior para ver qué se podía salvar.

La escena guardaba incómodas similitudes con el departamento del semisótano inundado por las aguas residuales descrito en la película surcoreana "Parasite", la ganadora del Oscar en 2020 que relata la creciente disparidad social en la cuarta economía de Asia.

Las inundaciones han causado molestias y pérdidas económicas en las zonas más ricas de la capital, como el deslumbrante barrio de Gangnam, a pocos kilómetros de distancia.

Pero en lugares como Sillim, las inundaciones han acabado con las pocas esperanzas a las que se aferraban personas desesperadas como Ha para seguir adelante.

"No tengo dinero, nada. Pero había venido aquí para vivir en este sótano, ya que era la única opción que tenía para vivir con mi hija", dijo Ha a Reuters.

"Pero ahora estoy desesperado. Todo ha desaparecido, no hay ayuda y ni siquiera tengo una cuchara para comer".

Lee también: Embarcación con migrantes se hundió en Grecia: Hay decenas de desaparecidos

Tragedia en Corea del Sur: Tres miembros de una familia se ahogaron en su departamento subterráneo

Este lunes, tres miembros de una familia que vivía en el barrio, entre ellos una mujer con discapacidades, se ahogaron en su departamento subterráneo. El presidente Yoon Suk-yeol visitó Sillim un día después.

Este miércoles, Yoon se disculpó por la tragedia y pidió medidas para mejorar la seguridad de las viviendas para proteger a las personas mayores, pobres o con discapacidades y a las familias, como la de Ha, cuyas casas eran más vulnerables a las inundaciones.

Al menos 10 personas han muerto como consecuencia de las lluvias torrenciales que han azotado el norte del país desde el lunes, dejando sin electricidad, provocando desprendimientos de tierra e inundando carreteras y metros.

Hasta el miércoles, seis personas seguían desaparecidas, 570 han perdido al menos temporalmente sus hogares, mientras que 1.400 han sido evacuadas, la mayoría en Seúl, según la Central de Contramedidas de Seguridad y Desastres.

Ha dijo que tardaría unos 10 días en recuperar su apartamento hasta el punto de poder volver a instalarse en él. Agregó que la única ayuda que le había ofrecido el gobierno era un refugio temporal en un gimnasio, que rechazó.

Cargando más noticias...