Cerrar Publicidad (10s)

Una complicada situación está viviendo los vecinos del condominio Mirador de Hualpén debido a una serie de graves problemas que les dificultan su día a día.

Por un lado, una de las torres que posee un total de 17 pisos lleva cerca de un mes sin su ascensor operativo. La situación resulta un serio conflicto considerando que en el edificio viven personas con problemas de movilidad. De hecho, por esta razón, en ocasiones han debido subirlos en camilla. Asimismo, hay una mujer embarazada que vive en el edificio, por lo que la situación del ascensor resulta en un problema.

Por otro lado, denuncian la existencia de problemas de seguridad, pues han sido víctimas de robo repetidas veces.

Ante esto, un vecino del condominio, identificado como A. E. G. J., expresó que "son una sumatoria de problemas que vienen aquejando de hace varios años".

"Primero, de parte de la administración o del comité, tenemos un presidente que cada vez que nosotros tenemos una problemática y le explicamos las cosas, él habla pestes del mismo condominio, además que no vive ahí", indicó.

En la misma línea, sostuvo que tienen problemas con los guardias, pues han entrado a robar varias veces a las viviendas y ellos no se han encargado del tema.

"He hablado con la persona también encargada de la empresa de guardia, te deja hablando solo. Entonces, estamos desprotegidos ante cualquier problemática, ya sea de parte de la administración o de la empresa de seguridad", manifestó.

También puedes leer: Apicultores del Biobío dan conocer sus mejores productos en el Mercado Campesino de la Miel

Respecto al ascensor, declaró que el mecanismo afectado corresponde al de la Torre G y lleva más de un mes sin funcionar.

"Hay gente mayor, gente con poca movilidad y sin movilidad. Hay vecinos que han tenido que bajar en camilla a las personas con poca movilidad para que asistan a sus tratamientos (…) Estamos en tierra de nadie y el tema se está tornando cada vez más desesperante", aseveró.

A ello se suman problemas de estacionamientos, pues acusa que no todos tienen uno por lo que ubican sus vehículos en los espacios de otros vecinos.

"A mí una vez me ocuparon el estacionamiento, estuve hasta las doce de la noche esperando a que la personas que lo estaba ocupando apareciera", sostuvo.

La serie problemáticas que enfrenta la comunidad no se dio de un día para otro, puesto que los primeros conflictos empezaron hace 4 años aproximadamente. Debido a esto, han realizado cacerolazos para dar conocer los hechos e inclusos se han acercado a hablar con la empresa de los guardias de seguridad.

"Hemos pillado a los guardias a las doce de la mañana durmiendo y como que no les importa, les da lo mismo", declaró.

Otro dato entregado por los vecinos es que los gastos comunes han aumentado sin mejorar las condiciones del edificio.

En este contexto, la comunidad ha tenido que ayudarse mutuamente para sobrellevar estos problemas. De hecho, para el caso de la torre sin ascensor, algunos residentes apoyan a quienes no pueden bajar fácilmente comprando para ellos y así evitar la falta del mecanismo.

De momento, ya preparan un nuevo cacerolazo para esta noche a las 20:00 con el fin de dar visibilidad al panorama que viven en el condominio.

Cargando más noticias...