Cerrar Publicidad (10s)

Una masiva velatón se realizó en caleta Cocholgüe, comuna de Tomé por el joven militar Bayron Moscoso de 24 años, quien fue asesinado en la madrugada del sábado 9 de julio, en la vía pública, específicamente en calle Valparaíso. Su familia pide justicia, la pena máxima para el imputado y mayor seguridad en las calles.

Bayron Moscoso era un militar que trabajaba hace 4 años en Antofagasta, venía de vacaciones todos los años a Tomé para visitar a su familia, fue en ese contexto que organizó un encuentro con sus amigos en Cocholgüe, pero un grupo de personas que no estaban invitados irrumpió en la casa, ocasionando un pleito que terminó con la vida de este joven miembro del ejército.

Lee también Desconocidos botan árbol en medio de Ruta de la Madera y dejan lienzo alusivo a presos mapuche

El imputado apuñaló con un objeto cortopunzante a la víctima ocasionándole la muerte por herida penetrante torácica que afectó los organos vitales.

Con profundo pesar, cerca de 300 personas llegaron hasta la caleta Cocholgüe para apoyar a la familia de Bayron. Su padre, Patricio Moscoso detalló a Sabes.cl que organizaron esta velatón “pidiendo justicia y la pena máxima para el imputado, también pedimos que haya más seguridad en Cocholgüe y en Tomé porque no puede ser que anden delincuentes de la calaña de este individuo asesinando gente".

Cabe recordar que en la audiencia de formalización, la magistrada Ximena Martínez ordenó el ingreso del imputado al Centro de Cumplimiento Penitenciario Biobío, además, fijó un plazo de cinco meses de investigación.

“Nosotros no vamos a parar hasta que se haga justicia y que la PDI, Carabineros, Fiscalía hagan su trabajo. Este hombre que apuñaló a mi hijo tenía causas pendientes e incluso había asaltado gente con cuchillo”, reveló Patricio.

Patricio comentó que en estos momentos la municipalidad de Tomé y la alcaldesa Ivonne Rivas los están ayudando con terapia psicológica, ya que Bayron falleció en los brazos de su hijo menor quedando muy afectado. Asimismo, contó que cuentan con un abogado para enfrentar el caso.

Respecto a la falta de seguridad, el padre de Bayron reveló que “se puso malo Cocholgüe, era una caleta tranquila solo de pescadores. Ahora llegan autos en las noches del fin de semana o en el verano, llegan a tomar cerveza o se drogan y Carabineros no llega casi nunca, entonces tomaron esto como una diversión de los fines de semana".

Te puede interesar MOP anunció los proyectos que priorizará en Biobío con la política de “buen vecino”

En esa línea, manifestó que la llegada de miles de personas a la caleta comenzó cuando comenzaron a grabar la novela "Amar Profundo", fue ahí que se perdió toda tranquilidad y seguridad.

Síguenos en Facebook para más informaciones.

Cargando más noticias...