Cerrar Publicidad (10s)

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, prometió que su gobierno intensificará los ya duros esfuerzos para combatir a las pandillas. Esto después de que tres policías fueran asesinados a tiros este martes recién pasado.

El congreso, controlado por fuerzas afines a Bukele, declaró un estado de emergencia en marzo en un esfuerzo por frenar el aumento de los homicidios, suspendiendo algunas garantías constitucionales como la libertad de reunión.

"Van a pagar caro por el asesinato de estos tres héroes que dieron su vida por proteger a la población", dijo la noche del martes el mandatario en conferencia de prensa, y detalló que los agentes asesinados habían sido emboscados más temprano por miembros de la pandilla Barrio 18.

Lee también Revelan cantidad de solicitudes de "asilo" de quienes huyen de Ucrania a la Unión Europea

Bukele no especificó cómo incrementará lo que él llama "guerra contra las pandillas" más allá de una mayor presencia policial en todo el país centroamericano.

Según datos oficiales, más de 43.000 personas han sido detenidas desde que comenzó el estado de emergencia, que según los críticos niega a los detenidos un proceso legal justo.

Los operativos han dado lugar a detenciones masivas y al arresto de personas inocentes, según han declarado fuentes a Reuters. Grupos como Human Rights Watch, Amnistía Internacional y Cristosal también han cuestionado la campaña.

Un combativo Bukele se encogió de hombros ante las críticas. "Nosotros vamos a defender a nuestro pueblo y haremos que la vida de estos agentes no se haya perdido en vano", añadió.

Síguenos en Sabes Mundo en Twitter para más noticias internacionales.

Cargando más noticias...