Cerrar Publicidad (10s)

En prisión preventiva quedaron Alexis Manríquez Maril y Róbinson Parra Sáez, quienes fueron formalizados por el fiscal para causas de violencia rural en el Biobío, Juan Yáñez, por tráfico de municiones. Los imputados tenían en su poder 500 cartuchos de escopeta al momento de ser detenidos por Carabineros, cuando se movilizaban en una camioneta en la comuna de Tirúa.

La Fiscalía sostuvo que el poder de fuego que representa la gran cantidad de proyectiles, hace presumir que estaba destinado para ser distribuido en el territorio. Asimismo, que las municiones podrían haber sido utilizadas para alterar el orden público con disparos en las zonas de Curaquidico; Quidico y Tirúa, fenómeno que se ha hecho frecuente en el último tiempo.

Lee también Sin resultados sigue búsqueda de cuatro pescadores de Lebu: Cumplen 10 días desaparecidos

"El antecedente objetivo es que cada una venía en cajas rotuladas de 25 cartuchos, sin duda, se iba a presumir que esto estaba entregado para un tráfico. En segundo lugar, para un tráfico de peligro concreto que es alterar el orden público. A esto se suma a la existencia permanente de disparos en toda la zona, particularmente, en Curaquidico, Quidico y Tirúa", explicó el fiscal.

El fiscal Juan Yáñez también señaló que en las primeras diligencias se estableció que los cartuchos provenían de un local establecido de la región de La Araucanía. Se investigará las circunstancias en que fueron adquiridas, en el plazo que el Juzgado de Garantía de Cañete otorgó a la Fiscalía,

Síguenos en Facebook para más informaciones.

Cargando más noticias...