Cerrar Publicidad (10s)

Dejaron sus carreras profesionales y trabajos formales para emprender, manejar sus tiempos y fortalecer sus relaciones familiares, abandonando las extensas y rígidas  jornadas laborales que miles de chilenos tienen día a día.

Karina Vidal Jara es una de las emprendedoras que desde inicios de abril esta con su stand en el ex Cine Windsor, exponiendo y vendiendo su negocio de artesanía-boutique femenina, donde destacan la confección de joyas en materiales como acero, plata y madera. Joyas que son hechas por ella y sus hijas Valentina y Constanza, que desde su casa en Talcahuano diseña y elaboran joyas exclusivas. Por otro lado su hija mayor Macarena es la modelo de la ropa y encargada de difusión vía redes sociales, cerrando este  círculo de emprendimiento familiar.

Karina a sus 47 años de vida, nos comenta que este emprendimiento le ha permitido construir una hermosa relación con sus hijas, lo cual es una de sus principales motivaciones, pues a pesar de tener desde niña “el bichito” por la venta en la ciudad de Los Ángeles desde donde es oriunda. Karina dice estar muy contenta con la opción que tomó por este negocio,  dado que cambio la ingeniería en informática, por la cual llego a estudiar a Concepción, por el emprendimiento de la moda y artesanía en joyas.

Karina Vidal Jara
Karina Vidal Jara

Otra de las historias de vida tras la emprendedoras, es la de Mónica Badilla Sanhueza, quien dejo su carrera como Trabajadora Social, por el emprendiendo y arte, a través de sus clases de pintura y la confección y venta de cuadros.

Lee también: Región del Biobío tendrá su museo del vino

Mónica quien ha tenido una conocida carrera como monitoria de arte en Chiguayante, haciendo talleres de pintura en escuelas, grupos de mujeres y con niños con necesidades educativas especiales, donde no solo transmite sus conocimientos de pintura, sino que a través de estas clases genera herramientas de  canalización de las emociones y el estrés, en especial en los momentos de encierro que se vivieron por la pandemia, según nos relata.

Pero no solo la carrera de Trabajadora Social dejó en el pasado también el dibujo proyectista, donde comenta que no quiso más con las extenuantes y rígidas jornadas de trabajo, que no le permitían desarrollar su veta artística.

En cuanto a la familia, Mónica dice sentirse muy apoyada por sus hijos y esposo, quienes también comparte su amor por el arte y por supuesto la apoyan con sus talleres… cargando los atriles en el caso de su esposo, comenta Mónica con una risa de complicidad.

Pero a sus 43 años, sus sueños en el arte aun no paran, pues a la pintura ha sumado su pasión por escribir poesía y cuentos para niños, teniendo pendiente el gran desafío de escribir una novela de amor, cuando el tiempo entre sus talleres, ventas de cuadros  y familia se lo permita.

Nuestra última emprendedora es Arantzazu Taibo Astorga, oriunda de Viña de Mar, pero de corazón penquista como ella se denomina, pues ya lleva 12 años en Talcahuano y haciendo vida en la zona con sus hijas.

Te puede interesar: Obra de Oswaldo Guayasamín llega a Hualpén  

Arantzazu trabajó ocho años de cajera en la conocida tienda Sodimac, pero tras la pandemia fue despedida y partió como emprendedora con la idea adquirida en una pensión de estudiantes donde vivía. Ahí los jóvenes arrendatarios eran muy afines a comprar por encargo calcetas con diseños personalizados, lo que prendió la idea de negocio en Arantzazu, según ella rememora.

Arantzazu Taibo Astorga
Arantzazu Taibo Astorga

Pero no solo calcetas con llamativos diseños de Frida Kahlo, animales, personajes de tv y otros son parte del emprendimiento, también poleras personalizadas de grupos musicales y la cultura de tv son parte de la estantería de nuestra emprendedora, a lo que se suman las  bandanas de manufactura con diseños únicos, los que se pueden encontrar en el stand de Arantzazu, donde el segmento del  adulto joven es su mayor cliente. 

A punta de empeño y templanza Arantzazu, cuenta que está muy contenta con su trabajo, el que partió casa a casa ofreciendo sus productos, para hoy en día insertarse en el mundo de las ferias de emprendedores, donde cuenta con el apoyo de su hija Francisca, quien también es una emprendedora, pero del rubro de la comida coreana con Kaonashi, para esos paladares que buscan nuevos sabores en el gran Concepción.

Desde la organización de la feria Emprendedores Bicentenario TV- Marisol López Aguilar-, nos cuenta que unos de los principales motivos de esta feria es poder darle oportunidades a mujeres jefas de hogar, jóvenes y personas que tengan alguna dificultad de salud y deseen trabajar y emprender, tanto con los stand de feria como con el servicio Shopping World donde los artesanos y emprendedores pueden dejar sus productos para que la organización los venda.

Además Marisol, nos cuenta que la idea es poder mantener un trabajo y contacto a largo plazo con las emprendedoras no solo a través de esta feria de emprendedores que estará hasta agosto, sino con los cursos de capacitación para acceder fondos gubernamentales y de formalización de sus emprendimientos.

Cargando más noticias...