Cerrar Publicidad (10s)

El primer ministro británico, Boris Johnson, declaró que no se debería permitir a Rusia albergar eventos futbolísticos como la final de la Liga de Campeones después de que el presidente Vladimir Putin reconoció la independencia de dos regiones separatistas en el este de Ucrania.

Gran Bretaña dijo que discutiría con los órganos pertinentes la sede de la final de la Champions League, que está previsto que se celebre en San Petersburgo en mayo.

Cuando se le preguntó si presionaría para que la final de la Liga de Campeones se trasladara, Johnson dijo a las autoridades que: "Me parece inconcebible que los grandes torneos internacionales de fútbol puedan celebrarse en Rusia después de la invasión de un país soberano".

En tanto, Nadine Dorries, ministra británica de Deportes, dijo que Gran Bretaña plantearía la cuestión a las autoridades del fútbol. "Tengo serias preocupaciones sobre los eventos deportivos que se van a celebrar en Rusia, como la final de la Liga de Campeones, y lo discutiré con los órganos de gobierno pertinentes", dijo Dorries a través de las redes sociales.

Lee también: Ralf Rangnick prevé una batalla emocional ante el Atlético en Champions

Además, la autoridad deportiva de Gran Bretaña dijo que "no permitiremos que el presidente Putin explote los eventos en el escenario mundial para legitimar su invasión ilegal de Ucrania".

Cargando más noticias...