Cerrar Publicidad (10s)

Pasajeros del avión que generó una alerta por un problema en su tren de aterrizaje relataron lo sucedido tras arribar al aeropuerto Carriel Sur. Diez minutos luego de abordar habrían sido informados de la falla en la aeronave.

La noche de este viernes se vivió una preocupante situación cuando un avión de la línea JetSmart tuvo un percance en su funcionamiento. El viaje partía en Concepción y terminaba en Calama, sin embargo, un problema en el tren de aterrizaje los obligó a retornar a suelo penquista.

Caroline Hermosilla, pasajera de la aeronave, relató la situación antes y después de conocer la emergencia vivida.

"El avión llegó con retraso, después tuvimos que embarcar todos y al momento de estar arriba nos avisan que tenían que cambiar una rueda que estaba desgastada", relató la mujer.

Luego de esto, afirmó que tuvieron que bajarse, manteniendo así un retraso de 1 hora y 45 minutos. Posteriormente, volvieron a embarcar.

“Despegamos, no sé 10 minutos estábamos arriba y el capitán nos avisa que tenía problema con el tren de aterrizaje y que tenían que quemar combustible para poder aterrizar porque estaba muy pesado el avión”, manifestó.

También puedes leer: Nuevo récord de contagios en Biobío: Región sumó 3.719 casos de Covid-19

La mujer continuó indicando que la situación resultaba desesperante, pues miraban hacia abajo y lo único que veían era el océano. Mientras algunos abordaron de nuevo el avión luego de la emergencia, la pasajera prefirió rechazar esta idea.

"Yo ni loca me hubiera subido nuevamente al avión (..) no confío porque, más encima, el capitán ahora cuando llegamos nos dijo que al mecánico se le olvide activar un pin, entonces por eso fue que el tren de aterrizaje arrojaba los problemas", manifestó

Por su parte, Daniela Bravo, otra pasajera, precisó que el avión debía partir a las 17:44 horas a Calama, sin embargo, se retrasó hasta las 20:30 horas del mismo día.

"En pleno vuelo, nos indican que el tren de aterrizaje no sube, por lo tanto, teníamos que regresar al aeropuerto, pero primero debíamos gastar combustible", indicó.

Agregó que "más que angustia era la indignación de que en el fondo no nos daban una solución concreta. Luego de que aterrizamos acá, nos dijeron ‘no, hay que esperar arriba del avión’. Esperamos unos minutos hasta que ya la gente atrás empezó a presionar porque no nos podían tener ahí".

Tras solucionar los problemas del avión, les ofrecieron volver a subir para viajar hacia Calama, no obstante, la mujer se negó a abordar la misma aeronave.

“Ya habíamos tenido dos veces problemas y nadie nos asegura que no vaya a haber una tercera vez. Entonces era una situación muy riesgosa y yo no voy a exponer a mi bebé a eso”, sostuvo.

Cargando más noticias...