Cerrar Publicidad (10s)

Un duro balance sobre ataques incendiarios durante 2021 realizó la Asociación de Contratistas Forestales (Acoforag). El gremio contabilizó un total de 89 atentados incendiarios a faenas en la Macrozona Sur, en lo que los contratistas calificaron como el año más violento para las empresas que prestan diversos servicios forestales en el territorio, que dejó más de $40 mil millones en pérdidas y más de 30 personas heridas.

René Muñoz, gerente del gremio, indicó que "las cifras son elocuentes y marcan el 2021, lamentablemente, como un año especial en esta interminable violencia y agresión hacia los contratistas forestales, que busca sabotear una industria sostenible y eliminarla de zonas donde es fundamental para el desarrollo de las economías locales".

El empresario aseguró que el año pasado la violencia aumentó, no solo afectando a equipos de trabajo, sino que se atacó e hirió a trabajadores y operadores, lo que indicó, no se había observado en años anteriores.

Lee también: Tres fallecidos y 22 detenidos en estado de ebriedad dejó el fin de semana de año nuevo en el Biobío

"Al menos 30 trabajadores forestales heridos con armamento de alto calibre y perdigones. Entre ellos Ceferino González, herido de gravedad en Carahue en julio; en octubre un trabajador herido en Contulmo; tres personas heridas en septiembre en un campamento forestal en Trovolhue; y ocho trabajadores heridos en Curanilahue en noviembre pasado, donde uno de ellos, lamentablemente, perdió la visión de uno de sus ojos. Esta cantidad de heridos no la habíamos visto en otros años. Es un antecedente que debe alertar sobre la seguridad de los trabajadores en el bosque", complementó Muñoz.

Según los datos que manejan los contratistas forestales, en enero, mayo y septiembre de los últimos ocho años son los meses en los cuales se registran más ataques.

"Estos meses son los más violentos desde hace ocho años, entonces echamos de menos planificación y anticipación de autoridades, policías y fiscales ante estos delitos. No tiene lógica para nosotros, pero es así, no tenemos una explicación y esperamos que las policías manejen esta información", arguyó Muñoz.

Cierre de puestos laborales

En esa línea, desde Acoforag indicaron que un total de 90 empresas que, en promedio cuentan con 100 trabajadores, fueron víctimas de ataques incendiarios; quemas de equipos de alta tecnología; de comedores y vehículos de transporte. Muchas de ellas debieron cerrar puestos laborales como consecuencia, además de la afectación al patrimonio.

El líder gremial señaló que "del próximo gobierno, a pesar de todo lo que nos ha ocurrido, no somos pesimistas, pero en necesario que se abran caminos y formas de diálogo para comenzar a entender que la paz y el diálogo es la forma de reducir esta violencia".

Consultado sobre la posibilidad de diálogo con la Coordinadora Arauco Malleco, Muñoz dijo que "el Estado debe tomar la iniciativa, y las víctimas y los involucrados en el conflicto, deben ser parte de la búsqueda de la solución. Quienes hemos sido víctimas; a quienes se les ha quemado cinco veces su capital de trabajo; a quienes se les ha herido y atemorizado en su vida diaria, no comparten las apreciaciones de los nuevos dirigentes políticos sobre dialogar con una organización que se ha adjudicado estos ataques como una forma de sabotaje al sector forestal. Nosotros no somos partidarios de dialogar con las armas sobre la mesa; el diálogo debe ser honesto, para dialogar debemos confiar y con la violencia de por medio eso no es posible", cerró.

Cargando más noticias...