Cerrar Publicidad (10s)

El 8 de septiembre de 2020 un encapuchado asesinó de un tiro en la zona craneal a Moisés Orellana Pávez (21) cerca de Cañete, en la Provincia de Arauco. El crimen habría ocurrido para silenciar a los testigos que vieron la huida del grupo armado detrás de tres ataques incendiarios. A más de un año de ocurrido este brutal homicidio, María Pávez, madre de la víctima, aseguró que en las indagatorias encabezadas por el Ministerio Público identificaron a tres sospechosos.

"Están todos los sospechosos identificados en la carpeta investigativa, ya se sabe, pero el fiscal no hace nada. Me mostraron la primera carpeta, ya después del año nuevo viene la segunda y hay tres sospechosos", dijo María Pávez.

Consultada por el grado de implicancia de estos sospechosos, la acongojada madre sostuvo que ellos tendrían información respecto al crimen. "Yo ya no sé qué esperar, porque la Justicia parece que apoya a los asesinos. Ojalá que los detengan, si el fiscal tiene sospechosos, espero eso, porque yo no me voy a quedar tranquila hasta que se encuentre a los asesinos de mi hijo", indicó.

Lee también: Víctimas de terrorismo piden a Gabriel Boric viajar a Provincia de Arauco e iniciar proceso de paz

María Pávez llegó hasta la Plaza Independencia junto a una veintena de víctimas de terrorismo en la Provincia de Arauco. A la instancia también acudió la familia de Cristian Pincheira Pedraza (34), quien murió asesinado tras enfrascarse en una riña con uno de los cuatro encapuchados armados que irrumpieron en la casa de sus padres en el sector rural de Las Tres Marías, en Cañete. Su viuda, Patricia Baeza, clamó por justicia y que el crimen de su marido no quede impune.

"Pedirle a las autoridades que den todo de su parte para que no les vuelva a pasar a otra familia lo que nos pasó a nosotros. Alcancé solamente cuatro años solamente de casada, teníamos a este pequeño de un año y tres meses, que en las noches grita a su papá, por eso quiero justicia. Mi marido no disfrutó de su hijo, de la nada llegaron y le arrebataron su vida", dijo entre lágrimas.

Patricia Baeza recordó que en octubre la Justicia imputó a un sujeto por su participación en el crimen. Asimismo, indicó que las secuelas del homicidio quedaron marcadas en su quehacer diario. "Yo no puedo estar en una casa sola, porque tengo tanto miedo; parece que los voy a ver de forma tan violenta como llegaron ese día a la casa. No tengo tranquilidad ni en la calle", cerró.

Cargando más noticias...