Cerrar Publicidad (10s)

Diversas empresas pesqueras del Biobío cumplieron los requisitos de reducción de CO2 estipulados por el programa Huella Chile. En detalle, Blumar, Camanchaca, Landes y PacificBlu, volvieron a validar su certificación de esfuerzo en materia ambiental.

La noticia se da a tres años de que las entidades pesqueras se hayan integrado al programa Huella Chile. En este sentido, durante ese período de tiempos se observa una reducción sustancial del 13% en la emisión de CO2.

Para obtener el reconocimiento, las empresas tuvieron que pasar por una auditoría externa y reafirmar su compromiso en levantar iniciativas para detener el cambio climático.

Cabe mencionar que Huella Chile corresponde a un programa del Ministerio del Medio Ambiente que tiene como objetivo gestionar la huella de carbono con sellos para indicar la etapa a la que pertenece cada empresa.

En este contexto, la pesca industrial de la región fijo como línea base la emisión de 200 toneladas de CO2 equivalente. La estimación de los datos se realiza con una medición minuciosa de la cadena productiva de las empresas. Lo anterior supone la revisión de emisiones indirectas, asociadas al suministro eléctrico, transporte de materias primas, desperdicios, entre otras.

También puedes leer: Hábitos de vida saludable: Salud y UCSC firman convenio para promover estilo

El proceso concluyó que cuatro compañías de la región cumplen con los requisitos solicitados.

Monserrat Jamett, jefa de Sustentabilidad de la Asociación de Industriales Pesqueros (Asipes), se refirió al certificado revalidado de su empresa.

“En 2019 cuantificamos una huella de 200.000 toneladas de CO2 equivalente y desde entonces las compañías están trabajando en reducirla de acuerdo con sus propios planes. Así, en la medición de este año, que recoge el desempeño de 2020, cuantificamos una emisión conjunta de 174.000 toneladas de CO2 equivalente”, afirmó.

Sobre el panorama ambiental del Biobío, expresó que este reconocimiento es el resultado de los lineamientos de trabajo de cada empresa. Acto seguido, aseveró que el próximo año serán visibles los efectos de las iniciativas de 2021.

 “La Pesca Industrial del Biobío está avanzando principalmente en tres líneas: el tránsito hacia combustibles más limpios, como el gas natural o licuado; el abastecimiento eléctrico con energía proveniente de fuentes renovables no convencionales, y la promoción de la economía circular”, precisó.

Por su parte, Macarena Cepeda, presidenta de Asipes, sostuvo que las certificaciones demuestran el compromiso de las empresas con el cambio climático. “Detrás de este sello hay una agenda con proyectos e inversiones que están mejorando en forma progresiva el estándar ambiental de nuestras operaciones, dando sustento a la visión de desempeño que estamos plasmando en nuestras actividades”, señaló.

Este 2021 se implementó el abastecimiento eléctrico proveniente de fuentes renovables en todas las plantas pesqueras del gremio industrial. Lo anterior supone la sustitución de los combustibles fósiles en el Biobío.

Cargando más noticias...