Cerrar Publicidad (10s)

Los pescadores pelágicos de Lota lograron su cometido tras levantar barricadas y tomarse el muelle de la comuna. La Subsecretaría de Pesca y Acuicultura extendió la veda de la sardina y anchoveta en las regiones de Ñuble y Biobío. En esa misma línea, los trabajadores de mar se declararon en alerta y solicitaron a la autoridad que la cuota del recurso que no alcancen a pescar durante este año, pase para 2022, cantidad conocida como remanente.

Pedro Martínez, presidente de Armadores Históricos Pelágicos del Biobío (Arhispel), aclaró que ellos no quisieron sacar la cuota desde este 1 de diciembre, por temor a quedar sin peces para extraer. "Íbamos a matar a las hembras que estaban preñadas y no íbamos a dejar recurso para el próximo año. Entonces, nosotros nos pusimos cautos y decidimos no operar y esperar que el pescado tenga su desove de forma natural", dijo.

Lee también: Municipio de Chiguayante evalúa opciones para sacar adelante el gas popular

El dirigente de los pescadores artesanales explicó que el ciclo del desove se atrasó. Por ello, sostuvo que una eventual extracción de la sardina y anchoveta hubiese perjudicado el recurso.

"Estamos en estado de alerta de lo que resuelva la Comisión de Pesca con el remanente (...) Los Parlamentarios de la Región conocen muy bien nuestro sector y nuestro trabajo. Este es un hito histórico. Este año ha sucedido, donde los pescadores artesanales prácticamente en un 100% están de acuerdo en parar la flota y poder cuidar el recurso para que tengamos una muy buena temporada el año 2022", expuso.

Martínez afirmó que las embarcaciones de artesanales no van a zarpar. Asimismo, aseguró que son más de 4 mil trabajadores relacionados a la pesca de sardina y anchoveta que estarán paralizados en beneficio de los pelágicos.

"Pedimos a la Comisión de Pesca a las 15.00 horas active el remanente para que pase para el próximo año y así nosotros tener una próxima temporada en mejores condiciones", cerró Pedro Martínez.

Cargando más noticias...