Cerrar Publicidad (10s)
De la señora María, el Cesfam y las tasas soberanas
Fotografía: Foto: agenciagradual.com / Todos los Derechos Reservados

De la señora María, el Cesfam y las tasas soberanas

29/11/2021 14:49
3M, 16S

En una muy desafortunada frase, hace ya unas semanas el constituyente Daniel Stingo afirmaba muy suelto de cuerpo “¡Qué importa que caiga la bolsa de acciones! A la gente esto no le afecta nada”. Cuando se menciona algo así, no hay tan solo una ignorancia que sorprende, sino que también una demostración de una notoria falta de conexión con la realidad.

Alimentar la caricatura de que la Bolsa de Acciones y el Mercado Financiero son instancias donde la gente ricachona, con un smokin y puro en la boca, se traspasan bolsas de dinero, tal como si fuese un juego, es un grave error. El sistema financiero es un pilar fundamental dentro del desarrollo de todo modelo económico y social.

Lee también: Navidad y regalos que estimulan | Sabes

Los países emiten títulos de deuda para poder obtener recursos que permitan financiar su plan de gobierno y cumplir con las distintas promesas realizadas. Esta deuda deben obtenerla del mercado internacional, donde inversores institucionales prestan dinero a los gobiernos a cambio de un interés. Este intercambio es de mutuo beneficio, pues, por un lado, los inversores obtienen rentabilidad de su capital y, por otro lado, los gobiernos tienen dinero para poder construir escuelas, rutas u hospitales. Es una manera sana y deseable de que las sociedades se desarrollen. Muy lejos de la caricatura de Stingo.

Debido a lo anterior, es importante que nuestro país tenga buenos indicadores económicos que demuestren que la economía chilena es sana, robusta y estable. Así, podrá obtener muy buenas condiciones crediticias, lo que en palabras sencillas significa obtener dinero de forma barata, beneficiando a todos los chilenos.

La mala noticia es que nuestra performance financiera se ha dañado significativamente los últimos años, debido a la incertidumbre política por la nueva constitución, al retiro de fondos previsionales (más de USD$ 50 mil millones), al incremento en el gasto público, la fuerte desvalorización del peso chileno, entre otros factores. Todos estos lamentables ingredientes ya traen como consecuencia que nuestro país haya perdido el anhelado título de ser el país menos riesgoso de nuestra región, medido a través del clásico instrumento financiero Credit Default Swaps (CDS) a 5 años.

Te interesará: La Convención: El invitado “cacho” | Sabes

Muchos podrán pensar, como el constituyente Stingo, que lo anterior no tiene ningún efecto en el chileno común. Veamos. De acuerdo a datos de Bloomberg, Chile fue el país que experimentó el alza más importante a nivel global en la tasa de deuda, experimentando un crecimiento de 4.08% adicionales, llegando a 5.60% (tomando las tasas de bonos a 5 años). Para analizar la magnitud de esto, basta con comparar una situación en la que nos endeudásemos a una tasa de 1.5%, como lo hace Nueva Zelanda. Nos ahorraríamos 4.000 millones USD sólo en interés. Es una verdadera locura.

¿En qué afecta a la señora María? Muchísimo. Ese gasto adicional en interés podría permitir la construcción de un nuevo Cesfam en su barrio. Podría permitir que la señora María tenga los medicamentos necesarios para tratar su enfermedad y, sí, que la traten con verdadera dignidad. Por las miles de señoras Marías a lo largo de nuestro país, debemos retomar el camino de la seriedad financiera. No es algo ideológico, es más bien un imperativo ético. En un contexto de elecciones, esperamos que las posturas que tienen los señores como Stingo desaparezcan, ya que el daño que pueden provocar recae en el Chile más profundo.

Las opiniones vertidas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de www.sabes.cl El Diario Digital del Gran Concepción.

Cargando más noticias...