Cerrar Publicidad (10s)
Crisis de los cereceros en Ñuble: Plaga destruyó la producción
Fotografía: Referencial | Pexels.com

Crisis de los cereceros en Ñuble: Plaga destruyó la producción

15/11/2021 18:04
2M, 18S

Cereceros de la Región de Ñuble están preocupados por la aparición de una plaga que provocó la pérdida de algunos de sus cultivos. Se trata de la mosca de alas manchadas (Drosophila suzukii), que afecta la calidad de la fruta fresca e imposibilita su consumo.

Ante ello, el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) hizo un llamado a los productores frutícolas del Ñuble para que refuercen las medidas de manejo en sus huertos a fin de prevenir la aparición de esta plaga.

"Si bien la presencia de larvas en la fruta no representa un riesgo para la salud de las personas ni animales, la falta de un manejo cultural adecuado puede causar que se pierda hasta el 80% de la producción de los frutales; afectando el desarrollo económico y social de nuestra región", comentó el Director Regional del SAG de Ñuble, Eduardo Jeria, al encabezar un operativo para verificar la situación de la plaga denunciada en el sector de Quinchamalí.

Lee también: CGE presentará querella por robos de conductores eléctricos en la Región de Ñuble

Por esta razón, el Gobierno Regional de Ñuble aprobó una inversión de $360 millones para que el SAG realice vigilancia fitosanitaria; capacitación en terreno; evaluación de impacto socio económico y difusión a la comunidad sobre labores culturales; además de buenas prácticas agrícolas para mitigar el efecto de esta plaga.

Jeria explicó que una de las medidas fundamentales es asegurar que el riego sea eficiente, evitando que se apoce el agua. De acuerdo con la autoridad, la presencia de humedad fomenta la reproducción de la mosca de alas manchadas en esta época, cuando las temperaturas oscilan entre los 20 y 25 grados celsius.

Agregó que también es necesario controlar las malezas cuya altura puede ser superior a plantas frutales como frutillas y frambuesas, pues ofrecen refugio a la Drosophila suzukii.

Además, señaló que, mediante la poda de árboles como los cerezos y arándanos, se debe asegurar la adecuada aireación del frutal despejando las ramas inferiores. Explicó que también es importante tener presente, durante toda la temporada, que se debe eliminar la fruta sobremadura, tanto aquella que cae al suelo como la que no es cosechada.

Del mismo modo, llamó a la ciudadanía a que no transporte fruta con sospecha de síntomas o daño de la plaga, pues ello contribuye a dispersar al insecto. La mosca de alas manchadas es una plaga de amplia distribución en todo el mundo y fue detectada por primera vez en Chile en 2017. Afecta principalmente la producción de frutos sanos, en particular berries; cerezos; plantas ornamentales y silvestres.

Cargando más noticias...