Cerrar Publicidad (10s)

Una insólita condena fue la que recibió un ex fiscal, a quien se le impuso una pena de seis años y seis de cárcel por violar a su expareja, en Argentina. Deberá cumplirla en el Centro Federal de Detención de Mujeres, un penal femenino.

Al sujeto -identificado como Julio César Castro- se le declaró culpable de violación en contra de su ex pareja, consignó Infobae.

El ex fiscal fue quien se entregó en una comisaría a pocas cuadras de su casa -en Belgrano- para ser detenido y se le encerró en una alcaidía de la Policía, a la espera de un cupo en el Servicio Penitenciario Federal.

Su defensa, más tarde, presentó un recurso a fin de aliviar su situación. Lo que hizo fue pedir que le encierren en un pabellón IRIC, que se reserva para presos de alto perfil e involucrados en causas de corrupción política.

Además, según el citado medio, pidió evitar el contacto con presos comunes y agresores sexuales. También evitar toparse con detenidos que él mismo envió a prisión.

Te puede interesar: Sujeto intentó matar a su esposa mientras dormía: Lo condenan a más de 3 años en prisión

Su requerimiento lo aceptó el tribunal y se pidió que se le aísle del resto de la población penitenciaria o agresores sexuales.

No obstante, lo insólito fue que se dispuso el traslado del acusado a la Unidad Nº31, que es una cárcel de mujeres, el Centro Federal de Detención de Mujeres.

Con una medida supuesta de seguridad, Castro -a quien se le condenó por golpear y violar a una mujer- irá a un penal femenino.

Según datan las fuentes del citado medio, el ex fiscal irá a un pabellón para hombres que existe en la Unidad 31. El Tribunal estableció que el detenido, tal como pidió, no debe cruzarse con la población común del penal.

Cargando más noticias...