Cerrar Publicidad (10s)

Carlos Vera, director del Servicio de Salud Talcahuano y designado como coordinador de redes asistenciales para el Biobío en el combate de la pandemia, con fecha 1 de noviembre renunció a su cargo.

Ingeniero de profesión que ingresó a su cargo a través de la Alta Dirección Pública. Vera era la cara visible de todo el proceso de complejización de camas críticas para atender a los pacientes más graves del Covid-19 en toda la red pública y privada.

Carlos Vera se va antes de que concluya su periodo para iniciar un nuevo desafío vinculado a la salud, ya que será el director en la macrozona sur de Coaniquem.

En una franca conversación con Sabes.cl repasó los principales hitos de su gestión, el motivo de su renuncia y los dolores más grandes sentidos en su trabajo: la muerte del doctor Carlos Grant y el incendio de su casa en medio de la pandemia.

Carlos Vera deja su cargo este 1 de noviembre.
Carlos Vera deja su cargo este 1 de noviembre.

¿Cuál es el balance que hace Carlos Vera del trabajo realizado para el combate de la pandemia en el Biobío?

Un balance positivo, no menos complicado, pero ero positivo. ¿Por qué positivo? Primero que nada, porque me di cuenta, y creo que todos nos dimos cuenta, de que teníamos una red asistencial muy potente en la región del Biobío, cosa que no ocurrió en otras regiones del país.

Aquí pudimos constituir rápidamente una red integrada público-privada. Cosa que para mí fue relativamente fácil dentro de lo complejo que es incorporar en los servicios al ámbito privado. Pero ¿por qué creo que fue fácil? Porque acá tenemos una línea académica que nos ayudó mucho. Profesionales médicos y universitarios de muy buen nivel, y que obviamente interactuaban en el ámbito público y privado y por lo tanto se conocían. Eso es lo primero, hablar del tema profesional, académico, de escuelas de salud muy buenas; Universidad Concepción, Andrés, Bello, San Sebastián y todo estas. Los “chiquillos”, hoy día y los profesionales médicos y no médicos, también trabajan muy aliados.

Lee también: Los motivos que llevaron a Carlos Vera a renunciar al Servicio de Salud Talcahuano | Sabes

¿Qué cosas complejas? Lo complejo es el poder entrar en los equipos clínicos para, primero que nada, decirles a los equipos clínicos que tienen que dejar de hacer cosas para hacer otra.

Nosotros teníamos pabellones dedicados a oftalmología, por ejemplo, a pediatría, ginecología y obstetricia, que tuvimos que ir reestructurando, reubicando, reorganizando. Tuvimos que dejar de hacer cosas y eso yo creo que fue lo complejo.

En el ámbito de los funcionarios, estuvimos muy bien y llegamos a tener una complejidad como la que tuvimos, un basal en diciembre del año 2019 de 97 camas. Llegamos a tener en algún momento 318 camas, por lo tanto, implicó mucho desgaste del ámbito clínico.

Lo otro, que creo que yo que fue complejo, fue el tema de los recursos. Yo creo que había temas asociados a poder tener los recursos disponibles en un momento determinado y tuvimos que reorientar el tema financiero, esto no era de un día para otro y por lo tanto, cosas que estaban en una glosa, la tuvimos que traspasar de glosa para poder atender otras necesidades. También tuvimos que dejar de hacer cosas en urgencia, muchas veces, yo no digo la urgencia que llegaba, sino que estoy hablando de todo el tratamiento oncológico de personas. Hoy día tenemos una lista de espera tremenda que nos tiene muy agobiados en este momento, agobiados para bien digo yo, porque estamos con menos contagio. Por lo tanto, podemos atender a la gente, pero tuvimos que dejar de hacer cosas en el ámbito oncológico, en el ámbito odontológico, oftalmológico, mucho tema traumatológico, también pabellones de trauma que los transformamos en camas críticas. Y eso también fue complejo. Pero en términos generales, si uno lo viera como uno va avanzando y nos fuimos organizando. Fue muy positivo.

Se empezó la pandemia con 60 y algo de camas UCI y llegamos a tener casi 320. ¿Qué significa para usted, como líder de las redes asistenciales, no tener que vivir la experiencia de gente que murió esperando una cama?

Aquí hubo equipos clínicos que tuvieron que dejar sus egos de lado, con el querer atender el 100% del tratamiento de una persona afectada por el covid ¿Por qué? Porque estaba el miedo de la mortalidad, del índice de letalidad.

Actuamos preventivamente, aquí es sabido que, de repente, habiendo cama, teníamos que hablar con la familia, decirle lo vamos a trasladar y los llevamos a Santiago, Valparaíso. Algunos incluso los trasladamos a Puerto Montt, incluso habiendo camas. Yo creo que eso fue muy efectivo.

Hubo lugares en Chile donde si había cama la ocupaban, nosotros actuamos preventivamente, pero eso implicaba conversar con los equipos clínicos que dejaran los pacientes con este miedo propio y lógico de que un paciente se muriera.

El tema de entubar un paciente, darle oxigenación, incluso con profesionales que a lo mejor habían aprendido hace un mes atrás. Nosotros aquí hicimos un trabajo potente con las universidades, por ejemplo, para capacitar a los profesionales que pusimos a trabajar en Curanilahue, que no tenía camas críticas, entonces puso camas críticas; el hospital de Penco Lirquén no tenía camas críticas. No sabían entubar, tuvimos que capacitar a gente que no venía con la expertizprofesional y los preparamos en un transcurso de 30 días.

Entonces yo creo que para mí lo importante fue lograr en los equipos clínicos que ellos entendieran, que actuar preventivamente nos iba a traer mejores resultados, que estar trasladando a una persona desde urgencias de un hospital al avión y del avión a una cama crítica en Santiago. Siempre tratamos, no el 100% lo logramos, pero siempre tratamos de trasladar a una persona de una cama crítica a una cama crítica. 

¿Cómo fue la relación con los gremios? ¿Qué conversaban ustedes cuando lo que más había eran críticas en un momento súper crítico?

Yo creo que los gremios cumplen su rol, fue muy positivo el tener gremios que fueran demandantes, siento que los gremios cada uno tenía su espacio. Creo que los gremios más complicados, por la complejidad de lo que les tocó vivir, fueron los gremios del ámbito de la atención primaria de salud. Ello se tuvo que tomar todo el tema de la tensión inicial, tuvieron que dejar de hacer muchas cosas porque la gente se confinó, hubo temas de las vacunaciones, todo lo que tenía que ver con testeo, trazabilidad y aislamiento, pasaba por la atención primaria de salud, ahí hubo varios temas asociados.

En el tema más interno con los gremios nuestros de los establecimientos. Claro que había miedo, había muchas veces desazón. Porque, obviamente, esto era exigir, exigir, la comunidad, necesitaba atención, dejamos de hacer cosas, pero nunca, puedo decir por lo menos en la región, siempre con los equipos directivos de la región, tratamos en lo posible entregar lo básico que tenía relación con los equipos de protección personal y trabajar con ellos, estar con ellos. Hubo algunas demandas que obviamente no pudimos cumplir y hoy día ojalá podamos tener la posibilidad de retomar muchas cosas que dejamos de hacer con los gremios de la salud.

¿Usted se contagió?

Yo no me contagié.

¿Y su familia?

Ninguna de mi familia.

¿Como asumió el riesgo? Usted estaba donde están los enfermos...

Sí, mira yo creo que una de las cosas que me ayudó a mí, porque a veces también tenía que ir al hospital y yo tenía que entrar a conversar con la gente, pero siempre, siempre tuve la precaución de ir bien protegido. En segundo lugar, como autoridad traté en lo posible de no ir a actividades comunitarias y sociales, que era el 80% de nuestros contagios. Yo creo que los hospitales eran lugares muy protegidos y por lo tanto el contagio muchos fueron comunitarios. Yo en ese aspecto me preocupé de encerrarme en mi casa, mi trabajo era casa, trabajo, trabajo, casa y creo que eso me ayudó.

¿Cuánto le dolió a Carlos Vera la muerte del doctor Grant?

A mí me dolió mucho porque a Carlos -Grant- lo conocía del tiempo que fui director del Servicio de Salud Biobío el 2011. Después estuve en el Servicio de Salud Concepción del 2012 hasta el 2014 como director. Me dolió mucho por dos motivos, primero porque era un tremendo líder, él fue una persona que trajo, porque la peleó, el hospital modular. No fue fácil para él eso. Peleó en el tema de los hospitales de Lota y Coronel, los terrenos; logró el mismo, me recuerdo conversando por teléfono, que fue a Santiago el mismo, fue a sacarle la firma a quien le entregó los terrenos en Santiago, así que creo que hizo mucho por el servicio de Concepción. Y en lo personal perdimos un tremendo médico, una persona cercana, por lo menos conmigo, muy cercana. También con un equipo de trabajo que él lideraba, que estuvimos a la altura, que no fue fácil con el Guillermo Grant Benavente el aumentar camas.

Te interesará: Confirman fallecimiento de director del Servicio de Salud Concepción, Carlos Grant, por Covid-19 | Sabes

Dolió, bueno, y nunca pensamos que se iba a ir, y cuando se contagió, yo pensé que iba a estar un tiempo e iba a volver. Nosotros tuvimos una situación muy similar con Ricardo Sánchez, el director del servicio Salud Ñuble, que estuvo casi 60 días, entubado en 40 días. Y ese hombre, realmente yo pensaba que se nos iba, pero Ricardo hoy día está ejerciendo como director en Ñuble, no pasó lo mismo con Carlos. Fue una cosa muy rápida, rápidamente de una entubación pasó a un sistema extracorpóreo. Fue difícil.

En el desarrollo de esta pandemia, usted sufrió el incendio de su casa ¿Cómo lidiar con eso?

Fue difícil. Bueno, yo creo que pude lidiar porque tengo una tremenda mujer a mi lado hace 31 años. -Pide tiempo, y se le caen las lágrimas, respira y vuelve - Me emociono mucho. Frente a la pregunta, la familia.

A usted muchos le decían doctor, y en verdad no es doctor...

Así es, soy ingeniero.

¿Le costó o ha sentido cierta discriminación en los gremios por no ser doctor?

No, para nada. Por lo menos a mí nunca me han discriminado, yo le tengo cariño a los médicos, mi hijo es médico, está haciendo una beca de traumatología. Le tengo un cariño especial a los médicos.

Yo creo que de repente hay una mirada discriminatoria de nosotros hacia ellos. Obviamente, ellos tienen una vida diferente a la del común de los profesionales. Yo con los médicos me llevo muy bien, tengo una relación muy cercana con ellos.

¿Qué opina Carlos Vera de la salida del ex seremi de salud Héctor Muñoz?

Él estaba en un cargo, que es así. Yo creo que si a mí me hubieran ofrecido la posibilidad, yo no soy militante, por lo tanto es difícil tener un cargo político puro, como es el de los Seremi hoy día. Él sabe que las reglas del juego son estas. Lo que sí, me habría gustado que saliera de otra manera, Héctor se merece otra cosa, él se merecía otra cosa.

Lee más: Gobierno pidió la renuncia al seremi de salud del Biobío Héctor Muñoz | Sabes

Él fue una persona que se dedicó permanentemente a trabajar el tema de la pandemia, sin ninguna mirada extraña, siempre respondía el teléfono. Tenía un equipo de trabajo que él trajo, muy responsable. Conmigo, por lo menos, fueron súper cercanos, trabajamos juntos, nos coordinábamos, muchas veces discutimos, pero discutimos de esto, pelea por la cuarentena, pelea por esto, porque obviamente yo veía que mi red asistencial se estaba llenando de gente y veía que la gente en las calles no se ponía la mascarilla, eran desordenados, teníamos fiestas.

Muchas veces discutí con él, le dije, oye, pero por qué no golpeamos la mesa como alguna vez, para un 18 de septiembre, Sergio Giacaman la golpeó y la golpeó con razón. No me gustó cómo salió, pero qué te puedo decir, son las reglas del juego.

¿Qué va a ser de Carlos Vera ahora?

Me llegó una oferta que obviamente me gusta mucho con respecto a la salud, es un ámbito de una entidad sin fines de lucro. Me voy a ir a trabajar en ella, que ayuda mucho a la gente más vulnerable, a la gente con mayor necesidad. Es macro regional porque va a atender a toda una macrozona, mucho a la gente rural y me sedujo. Y creo que es el momento, soy una persona que lleva más de 30 años trabajando de los cuales como 25 llevo en el ámbito de la salud y quiero aportar a un ámbito de esa índole, así que me voy para allá. Me voy muy contento a Coaniquem, así que me voy con la tarea cumplida.

Es una entidad bonita, es una entidad que ayuda a gente muy vulnerable, gratuita y a mí me seduce eso. No me hubiese gustado irme a la salud para cumplir metas. Creo que la salud no es para cumplir metas ni para ganar dinero. Yo creo que la salud es una entidad de apoyo a la gente que necesita, ojalá cada día más sea de Estado, no que lo administre el Estado, estoy diciendo que cada día más sea una política de Estado, fortalecer la salud.

¿Qué va a hacer Carlos Vera en Coaniquem?

Voy de director del centro de rehabilitación que Coniquem va a instalar en la región del Biobío. Estamos remodelando una instalación. Voy a entregarme por completo a la comunidad de la región del Biobío y también a Araucanía Sur y de Ñuble para poder atender estas necesidades y obviamente siempre voy a estar disponible para todos, para otras cosas.

Más info: Coaniquem abrirá centro de rehabilitación en Biobío durante el próximo año | Sabes

Yo obviamente quiero seguir asesorando, quiero seguir ayudando, yo estoy muy encantado en esta región. Soy ovallino, viví toda mi vida en educación en Villa Alemana, pero la región del Biobío me ha dado el servicio público. Yo antes trabajaba en el servicio privado; donde aprendí del servicio público fue en la región del Biobío y por eso estoy tan agradecido de esta región.

Cargando más noticias...