Cerrar Publicidad (10s)

La Gobernación Regional del Biobío, firmó un convenio que permitirá ejecutar obras de conservación en la Ruta 474 de la comuna de Hualpén. Un camino que va hacia la Desembocadura del río Biobío y en el punto de bifurcación a Caleta Chome.

Se trata de una inversión de $855.249.000 que oficializó el Gobernador Rodrigo Díaz, junto a Claudio Deney, director regional de Vialidad. El documento permite el traspaso de los fondos, aprobados por los consejeros regionales, a la entidad del ministerio de Obras Públicas.

Lo anterior, con la intención de mejorar este camino que comunica con zonas turísticas y de protección medioambiental. Tales como Caleta Perone, playa Ramuntcho y el Santuario de la Naturaleza.

Al respecto, Díaz destacó los beneficios a las familias del sector, al turismo y a la generación de empleo que implicarán las obras. "Va a significar más seguridad, menos hoyos y un mejor acceso para las personas que tienen transitar por aquí. Y también nuevos puestos de trabajo", indicó.

"Esto será la base para una futura pavimentación, la cual vendrá inmediatamente después, porque lo vamos a incorporar en el convenio de programación con el Ministerio de Obras Públicas", añadió.

Por su parte, el alcalde de Hualpén, Miguel Rivera, manifestó su alegría por este paso. “Estamos contentos, porque solucionamos un problema importante en las caletas de Chome y Perone, y eso nos permite brindar una mejor calidad de vida a los vecinos que viven en la península. Esperemos, como dijo el Gobernador, que más adelante tengamos la posibilidad de tener una solución definitiva, donde esta primera fase es un aliento para trabajar en eso, en la conectividad de las caletas con el resto de nuestro territorio".

Lee también: Familias de El Morro reciben permisos de ocupación tras destrucción de sus viviendas por el terremoto del 2010

Cabe mencionar que actualmente es una vía de tierra y sin barreras de contención. Por lo tanto, en verano genera problemas de polución y baja visibilidad.

Durante el invierno, se forman extensas zonas de barro, pozas de agua y una superficie resbaladiza. Además de la consiguiente inseguridad, provoca un aumento en los tiempos de viaje para los vecinos que asisten a lugares de trabajo, entidades educativas, centros de salud y para trámites en general.

Cargando más noticias...