Cerrar Publicidad (10s)

El gol soñado del jugador del Sheriff Tiraspol, Sebastien Thill, sirvió para humilar al Real Madrid en el Santiago Bernabeú por la Champions League. El equipo de Moldavia, sin duda, consiguió la victoria más importante de toda su historia por 2-1 en España.

El técnico Carlo Ancelotti, además, vivió un revés importante en el banco merengue igualado a lo que pasó con Manuel Pellegrini y el Alcorcón en la Copa del Rey. El Sheriff se plantó de igual a igual en el reducto español.

La primera conquista llegó a través de Yakshiboev en el minuto 24, tras la asistencia de Cristiano y el delantero marcó de cabeza el primer gol del compromiso ante Courtois.

Recién en el minuto 65, en un cuestionable cobro del VAR, el Real Madrid colocó el partido en tablas gracias a la conversión de penal de Benzema. El meta Georgios Athanasiadi le adivinó el lado al "Gato", pero no fue capaz de desviar el misilazo.

La gran conquista de la jornada tuvo a Thill como protagonista. En el minuto 88', un lateral ofensivo para el Sheriff servido por Constanza, Traoré aguantó la marca y jugó el balón hacia atrás. El volante sacó un zurdazo digno de los "Supercampeones" y dejó sin chances a Courtouis a minutos del final.

Lee también: Patricio Yáñez extrañó el llamado a Leo Gil en la Selección

Una victoria épica del Sheriff cuyo símbolo fue creado por Iliá Kazmali y Víctor Gushan, quienes fueron oficiales de policía y lograron el vacío en la Unión Soviética para crear un negocio de contrabando de especies y tener el dinero para crear un club de fútbol. En rigor, el equipo pertenece a Transnistria, cuya capital es Tiraspol, y es una república autoproclamada independiente, que no es reconocida a nivel internacional. Uno de los únicos latinos es el peruano Gustavo Dulanto, quien fue el capitán en la proeza del club.

Para esta y otras informaciones, únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...