Cerrar Publicidad (10s)

Un dramático hecho ocurrió en Moldavia, Europa, donde un hombre asesinó a su novia y luego se quitó la vida en la casa de sus padres.

Todo parecía ser color de rosa entre Roman Vlasa (28) y Ana Fantaziu (23), quienes semanas antes tuvieron unas vacaciones en Rumania. Instancia en que el hombre aprovechó de pedirle matrimonio.

Sin embargo, semanas después, durante una visita a los padres de su novia, algo sucedió. Según informa The Sun, el hombre amenazó al padre de Ana con un arma, por lo que él salió a pedir ayuda. Fue allí cuando se escucharon los disparos.

Una vez llegó la policía al lugar, encontró los cuerpos de ambos en la vivienda de la familia ubicada en la aldea de Fundul Galbenei.

Cercanos a la pareja no podían creer lo sucedido, ya que señalaban que ellos "tenían una hermosa relación. Habían estado recientemente de vacaciones en Rumania y durante las vacaciones él le pidió que fuera su esposa".

Lee también: El terror de un periodista afgano por las amenazas de los talibanes

No obstante, María Buzu, enfermera de profesión y amiga de Ana que también era enfermera, indicó que "tenían una gran relación, pero él estaba celoso. Habíamos hablado de esto".

Por otra parte, el hospital donde se desempeñaba la víctima dedicó unas palabras tras su muerte.

"Todo el equipo expresa sus más sinceras condolencias y sentimientos de profunda compasión a la familia, parientes, amigos y todos aquellos que tuvieron la oportunidad de conocerla y apreciarla como una enfermera extraordinaria".

Cargando más noticias...