Cerrar Publicidad (10s)

La Universidad de Concepción logró anoche su primera Liga Nacional de Básquetbol ante el CD Valdivia por 71-68. El gran artífice de la alegría penquista fue el técnico Cipriano Núñez, quien retornó en gloria y majestad a la Casa del Deporte. Con un plantel de juventud y un par de elementos de experiencia volvió a mandar en el cesto chileno.

"La verdad que ganar este título significa pagar una deuda, porque la Universidad de Concepción siempre ha estado ahí. Es un club serio, que ha hecho varios esfuerzos por conquistar logros y, sin duda, este es el mejor. Para mí, es una alegría tremenda, siento que estábamos en deuda y se lo dedico a todos los penquistas, a la comunidad universitaria que existe en el mundo y a todo Concepción", expresó emocionado Núñez en el CDO.

Además, el coach del "Campanil" destacó el aporte de los experimentados Madera, Arteaga y Marechal, mientras que tuvo palabras para los jóvenes Lauler, Silva y Sáez Ramírez.

"Los de mayor experiencia son nuestros guías. Ellos también nos enseñan y ayudan a los más jóvenes. Les pedimos ayuda permanentemente. Aquí, hay materia prima que se está consolidando como Lino (Sáez), Diego (Silva) y Carlos (Lauler). En el caso de Lino, él se ganó la titularidad a puro coraje y con mucho coraje. Él tiene mucha habilidad y tiene un mundo que ofrecer, tiene mucho que desarrollar aún en el básquet. Debe aprender aun muchas cosas, sobre todo en el trabajo zonal, de defensas combinadas. Eso, claramente, lo hará un jugador más potente", dijo Núñez

Respecto a la victoria en el tiempo extra, Núñez apuntó que "supimos manejarlo, sacarlo, porque muchas veces pasa que el local te pilla y pasa por encima. Lo importante que reaccionamos bien y con mucha sangre fría de nuestros jugadores. Reitero, le envío un abrazo a toda la Región del Biobío y a todo el mundo de la Universidad de Concepción".

Lee también:

Para esta y otras informaciones, únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...