Cerrar Publicidad (10s)

Un duro testimonio entregó el técnico en enfermería de nivel superior -Tens- André Saravia, funcionario de la salud que actualmente padece síndrome post Covid, el que contrajo, asegura, combatiendo la pandemia en la UCI del Hospital Higueras de Talcahuano, mismo recinto que hoy, según reveló, no le renovó su contrato en medio de un complejo estado de salud.

Lee también: Donación de órganos desde Hospital Las Higueras ha permitido 16 trasplantes en todo el país | Sabes

Los dichos se viralizaron a través de su cuenta de Instagram. Allí reveló que se encuentra con problemas cardio pulmonares, disnea, pérdida de memoria a corto y mediano plazo, lagunas mentales, anosmia o pérdida total del olfato lo que derivó en una profunda depresión.

Esta situación se genera, afirma, luego que el 1 de julio recién pasado sufriera un quiebre clínico en su rehabilitación. “Me incapacita ejercer mis labores como Tens y cualquier otro trabajo donde necesite movilidad, esto en otros paises se conoce como síndrome post covid”, señaló.

Historia del contagio y consecuencias del Tens de Higueras

André Saravia contrajo el Covid-19 el 2 de diciembre pasado y recién se pudo reincorporar al trabajo a inicios de enero de 2021. Aún con complicaciones se le derivó a rehabilitación de funcionarios del recinto médico hasta el mes pasado.

El quiebre clínico se genera a inicios de julio, momento en que se agudizaron aún más sus síntomas. “Soy joven, tengo 28 años y pareciera que orgánicamente tuviera 60 años”, reflexionó.

Ingresó en 2016 a trabajar al recinto asistencial bajo modalidad contrata, pero continuamente realizó distintos reemplazos, por lo que su vinculo laboral se iba renovando cada ciertos periodos.

Al llegar el momento de sentirse imposibilitado de poder trabajar se le derivó a su hogar con licencia médica, beneficio que abruptamente se interrumpió. “Me terminaron la contrata el 16 de julio, ya no tengo mucho que reclamar como funcionario público. El ISL me dijo que no me iba a pagar las licencias porque no tiene un empleador a quien remitir las licencias, ya que se me cortó la contrata, porque simplemente no se puede reemplazar al reemplazante, somos desechables”.

Saravia expuso que “dimos nuestras vidas por salvar otras y ahora necesito que el Estado me ayude. Tenemos que reclamar porque las instituciones se hagan cargo de nosotros porque nosotros no somos desechables. Por estar ayudando otras vidas perdí la calidad de vida de la mía”.

A través del mismo registro indicó que no cuenta con redes de apoyo que le permitan un sostén económico, razón por la cual vende números de rifa para poder tener ingresos.

Consultado el Hospital Higueras de Talcahuano indicaron que no se referirán al tema.

Para esta y otras informaciones únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...