Cerrar Publicidad (10s)

El presidente del Colegio Médico Concepción Arauco, doctor Germán Acuña, quien también es anestesiólogo, entró al debate levantado tras conocerse el caso de quien en vida fuera su paciente, la doctora Liliana Ortiz, facultativo que falleció a consecuencia de un cáncer y que solicitó la sedación paliativa para esperar el momento de su deceso durmiendo, liberada de padecimientos y a su juicio, sobre la materia no es necesario legislar.

Respecto del mecanismo de sedación paliativa, Acuña expuso que “es una práctica que está con normas que tiene sustento científico; hay normas en casi todos los países del mundo y nosotros practicamos esto desde hace mucho tiempo”.

“Esto es más frecuente de lo que uno cree y son muchas personas las que tienen este temor y que solicitan a sus médicos que al momento de morir estén durmiendo”, agregó.

Lee también: Sedación paliativa: La historia de la penquista que decidió una muerte sin dolor | Sabes

Respecto de la necesidad de tramitar una ley especifica sobre la materia, Acuña indicó que “no es necesario legislar, yo creo que en Chile tenemos una obsesión con las leyes; tenemos más leyes que muchos países desarrollados. No podemos tener una para cada enfermedad una ley; vamos a tener una ley para parto digno, cuidados paliativos, eutanasia, cáncer. Considero que con la ley de derechos y deberes del paciente se debe cubrir los ámbitos de la práctica médica y tener la reglamentación y normas correspondientes para cada caso”.

Sin embargo, Acuña reconoce que hoy al masificarse está información es inevitable frenar el debate de los parlamentarios.

Te interesará: Parlamentarios del Biobío coinciden en necesidad de legislar sobre muerte digna tras caso de doctora Liliana Ortiz | Sabes

En su, además, condición de experto sobre la materia, analizó que “hay un heterogéneo en Chile; aún así tenemos los mejores cuidados paliativos del subcontinente, si nos separamos de la realidad canadiense y Estados Unidos. El consumo per cápita de morfina, que es un indicador de la calidad de los cuidados paliativos de un país, más alto de América Latina lo tenemos nosotros y lo hemos tenido permanentemente. No es lo mismo morir en Santiago Oriente o Poniente que en San Pedro de la Paz o Chiguayante, es mucho más digno acá”.

“Lo que la gente de cuidados paliativos plantea es que necesitamos mucha más organización, capacitación, fondos, para poder darle a todos los enfermos lo que merecen al final de sus días, ese es el espíritu que anima a estos grupos de profesionales que buscan leyes específicas para cada enfermedad”, cerró.

Para esta y otras informaciones únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...