Cerrar Publicidad (10s)

La vida de Jovita Núñez giró por nueve meses en torno a la lucha para liberar a su hijo, a quien encarcelaron injustamente. Al joven de 24 años se le acusó de "tentativa de robo", cuando solo dañó una sandía.

Según contó El País, los hechos se remontan al 5 de octubre del 2020, cuando Uriel Núñez volvía "bien borracho" de desherbar el campo de su tío.

El joven deambulando con un machete entró a la tienda de Nancy Vara, ubicada en la localidad de San Salvador Atenco, en el área metropolitana de la Ciudad de México.

"Yo pasé a pedirle una manzana a la muchacha que estaba despachando, se la pedí por favor, la palabra con la que se piden las cosas, ¿no? Y cuando iba saliendo, como iba inconsciente, no estaba en mis cinco sentidos, me quedé mirando la sandía y la empecé a machetear", recordó.

Al joven se le acusó de "robo con violencia"

Hasta el lugar llegó su abuelo Manuel, quien le quitó el machete y el joven siguió caminando hasta que lo detuvieron. En concreto, pasaron dos días y ocho horas hasta que Jovita volvió a tener noticias de su hijo.

De manera irregular, a Uriel se le trasladó directamente al Ministerio Público de Texcoco y en 11 horas, en vez de las 48 horas reglamentarias, se llevó sin aviso hasta la cárcel Molino de Flores.

Luego de pasar 15 días durmiendo en el suelo, finalmente supo el cargo de "robo con violencia en grado de tentativa" que tenía en su contra.

Los agentes policiales alegaban que Uriel había amenazado a Vara. "Dame todo el dinero, ¿Cuánto hay", es lo que decía el reporte, que se acompañó de una fotografía de una cesta con 180 pesos mexicanos, unos 9 dólares, que el joven no se llevó. "En realidad pues no lo hice. No me han inculcado esas maneras... Esa carpeta me la fabricaron", contó.

Lee también: Atentado suicida en Irak dejó cerca de 35 muertos

Con ello empezó la lucha de Jovita por liberar a su hijo y el primer paso fue visitar a la supuesta víctima, quien le afirmó que Uriel no le había robado ni amenazado.

"Hasta cuando fui a ver a la señora Nancy se puso muy mal, se puso a llorar: 'No, yo no quería eso pa su hijo', 'no, pues yo la voy a apoyar en todo, a ver cómo le hacemos para sacarlo, cuenta conmigo', 'no, no me robó nada'", indicó Jovita sobre el relato de la mujer.

El abogado que el abuelo de Uriel contrató no logró conseguir nada. Sin embargo, Jovita encontró asesoramiento con el Centro para Derechos Humanos Zeferino Ladrillero.

Estos amparados en la ley de amnistía del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, pudieron liberar al joven luego de diez intentos fallidos. Fue el 22 de junio de este año cuando llegó la buena noticia sobre la liberación de Uriel. 

"Buenas tardes compañeras, ayer mi hijo ya fue puesto en libertad gracias a Dios y también gracias a toda la asociación de Zeferino Ladrillero; haz valer mi libertad muchas gracias", es lo que informó Jovita en el grupo de WhatsApp, donde hay más madres en la misma situación que ella.

Por esta y otras informaciones únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...