Cerrar Publicidad (10s)

Wilma González y su pareja, Nicolás Seguel, arribaron recientemente a Chile después de un viaje a Miami (EEUU), por lo que debieron irse a una residencia sanitaria para cumplir con la cuarentena preventiva.

Sin embargo, su estadía en hotel Hyatt Place de Vitacura no ha sido la mejor y así lo informó la propia española junto a su pareja a través de Instagram.

En una publicación que subieron a sus historias, Seguel afirmó que el servicio ha dejado bastante que desear.

“Con suerte me cargan los correos con el WiFi, (es) lentísimo y con Wilma aún debemos seguir trabajando”, contó en un principio

“El agua no sale caliente. La tele la he reiniciado dos veces, porque deja de funcionar. Estuvimos esperando una hora en recepción al llegar ¿Y se paga medio millón de pesos por cuidados sanitarios?”, complementó.

La interrogante de Seguel hace referencia a los $480.000 que el Gobierno instauró como precio base para la estadía de un viajero por cinco días en un hotel de tránsito.

“El almuerzo viene sin proteína. Dado los problemas, ha venido mantención cuatro veces en un solo día. Se supone que no debe entrar gente a la habitación (pero), por los problemas, está pasando”, indicó.

Asimismo, aseguró que no está diciendo que esté en contra de la cuarentena preventiva por haber llegado del extranjero.

“Esto es una queja porque hemos pagado por el hotel de tránsito y ha sido pésimo”, precisó al respecto.

Lee también: Rodrigo González reveló que tiene complejo padecimiento y se refirió a salud de su madre

Al igual que su pareja, Wilma también utilizó las historias de Instagram para hablar sobre la mala experiencia.

La exchica reality aclaró desde un principio que su molestia no era por los problemas en el hotel, ni menos con el personal de este, sino que con el Gobierno de Chile.

“Mi problema claro que es con el Gobierno, porque están haciendo un negocio con los hoteles de tránsito”, indicó.

En ese sentido, agregó ique su molestia tampoco tiene que ver con que no crea que el aislamiento es algo necesario.

“Al contrario- Tienen que haber cuarentenas preventivas, tenemos la responsabilidad (de cuidarnos). Con Nicolás tenemos nuestras dos vacunas, nos hemos hecho varios PCR por nuestra cuenta”, dijo.

No obstante, Wilma afirmó que su hotel les costó $520.000 y acusó que una estadía como esta tiene un costo mucho más barato.

Finalmente, la española dijo que su reclamo “no tiene que ver una ideología política”, pero creía que el gobierno estaba haciendo un negocio con las agencias de viaje que administran los hoteles y que “eso está mal”.

Para esta y otras informaciones únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...