Cerrar Publicidad (10s)

La comediante Alison Mandel se encuentra disfrutando su maternidad a un año de que nació su hijo Baltazar.

Junto a su esposo, el comediante Pedro Ruminot, pasaron por unos difíciles momentos luego de utilizar tratamientos de fertilidad, donde incluso perdió dos embarazos antes de la llegada de Baltazar.

A través de sus historias de Instagram, Mandel reveló que el nombre tiene un significado especial para ella, puesto que significa “el protegido de Dios”. 

Según contó en su red social, su embarazo la hizo “reconciliarse” con Dios. Lo anterior, debido a que antes de comenzar el proceso gestacional “había dejado de creer”. 

Lee también: Kika Silva entregó detalles de su nueva vida en Estados Unidos

“Igual siempre pensaba que sí, que podía existir. Pero en realidad como que ya no creía. Después se murió mi gata y definitivamente dejé de creer”, agregó. 

El parto de su hijo fue de alto riesgo, donde incluso tuvo que recibir oxígeno durante horas ya que su organismo estuvo a punto de colapsar. “Esa noche estaba con el Balti, ahí en brazos, así apenas (...) Y lo miré y recordé que mi doctor de la fertilidad me dijo: ‘Esto es un 95% ciencia y un 5% que te dijera yo’”, sostuvo.

Además, la comediante señaló que “no me dijo directamente Dios, pero igual me dijo Dios. Y cuando vi al Balti, yo dije: ‘Si, esto no se puede explicar. Esto es algo, no sé’... Y me reconcilié con Diosito, volví a creer en él. Volví a creer que existía”.

Para esta y otras informaciones únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...