Cerrar Publicidad (10s)

Desde la aparición del Covid en nuestro país, muchas iniciativas que habían tomado impulso se vieron postergadas. Es en este tipo de circunstancias, sin embargo, cuando mejor se expresa el compromiso con la sociedad y sus integrantes de parte de distintos actores de la sociedad. Uno de estos compromisos es el de la Inclusión.

Por motivos de la Pandemia, durante el año 2020 las actividades académicas presenciales se vieron completamente suspendidas en el Diploma en Habilidades Laborales, programa universitario dirigido a jóvenes que presentan una discapacidad intelectual o del desarrollo.

Lee también: Lo macro, lo micro y lo territorial de las intervenciones públicas en pandemia | Sabes

En dicho periodo nuestro objetivo principal fue la implementación y continuidad del Programa en una nueva modalidad virtual, proceso que involucró a los estudiantes, sus profesores, pero también a las familias, principal red de apoyo, facilitadora de este gran desafío. El compromiso de todos los actores nos permitió avanzar en un año que estuvo marcado por grandes exigencias y retos, logrando finalizar el año con enriquecedores y significativos aprendizajes.

Este segundo año de confinamiento, la situación ha comenzado a cambiar.

Como Programa definimos un Plan de Retorno a la presencialidad, gradual y paulatino, aprobado por la Institución en el que priorizamos aquellas actividades académicas esenciales que requerían de la presencialidad para alcanzar los objetivos de aprendizaje, en el cual se consideraron las prácticas laborales.

Sin duda. este retorno ha sido un arduo trabajo con inmensas gratificaciones. Ya hemos cumplido un mes y vemos a los alumnos tomando esta nueva experiencia con mucha responsabilidad, compromiso y el autocuidado necesario. Nos sorprende su rápida capacidad de adaptación y la gran motivación por retomar sus experiencias laborales en empresas e instituciones afines a su área de capacitación (administración, gastronomía, educación parvularia, veterinaria, viveros y jardines).

Te interesará: Estado de excepción y descentralización | Sabes

Quisiera resaltar en esta nota, el destacado compromiso del sector empresarial, el cual respondió positivamente a nuestro llamado, brindándonos la oportunidad de generar los procesos de prácticas inclusivas bajo estrictos protocolos sanitarios, en medio de un escenario adverso como el que nos encontramos.

Tenemos que agradecer públicamente a toda nuestra red de empresas colaboradoras de este año 2021 por permitirnos estas experiencias en un contexto aún más desafiante.

Agradecer a las empresas y Equipos de trabajo de Pizzería Dinano de Versluys, Pastelerías Roggendorf, Clínica Veterinaria Lomas Vet, Cargill, Ministerio de Obras Públicas (MOP), los proyectos del Arzobispado de Concepción Lavandería 21 y Casa Betania, Municipalidad de Chiguayante, Colegios Almondale, Escuela Kimalú, Vidrios Lirquén, local de iluminación y voltaje 24 Volts, y como siempre la misma Universidad Andrés Bello en sus distintas áreas.

Cada uno de estos espacios representa un aporte valioso y significativo a la formación sociolaboral de los estudiantes en torno a su futura inclusión laboral y el compromiso demostrado por cada lugar de trabajo es a prueba de la actual y lamentable crisis sanitaria que seguimos enfrentando.

Las opiniones vertidas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de www.sabes.cl El Diario Digital del Gran Concepción.

Para esta y otras informaciones, únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...