Cerrar Publicidad (10s)

Una madre de un bebé de un año y ocho meses decidió grabarle algunos videos de despedida para que supiera quién habría sido ella. Se trata de la cosmetóloga Rocío Lamich, quien fue intubada en el Hospital de Antofagasta por el agravamiento producto del Covid-19.

La mujer de 40 años conversó con LUN y explicó que el hecho ocurrió el abril, cuando presentó los primeros síntomas de coronavirus, hecho por el que luchó entre la vida y la muerte por varios días antes de recuperarse.

 “Llamé a mis hermanos para despedirme y decirles qué debían hacer con mi hijo, mi casa, mi salón y todos mis bienes en caso que no despertara. También le dejé videos a mi bebé para que los viera cuando grande, y le mandé muchos audios a mi abogada, para que todo quedara en orden”, dijo.

Lee también: Padre de Felipe Camiroaga tras recibir el Copihue de Oro del animador: "Nos conmueve que todavía lo recuerden"

Por esta razón, la cosmetóloga Rocío Lamich grabó los videos, pues existía la posibilidad de que no despertara luego dos semanas en coma y con cuatro intubaciones por la traquea.

No obstante, Rocío despertó. “Los pronósticos eran malos. Los médicos le dijeron a mi familia que quizás tardaría más de dos años en recuperar el habla, que iba a necesitar una cirugía reconstructiva porque mim laringe y cuerdas vocales estaban laceradas", señaló.

Respecto a los videos que grabó para su hijó explicó que: “Le decía que recordara siempre que él era un niño inteligente, bondadoso, que le hiciera caso a su abuela y tíos. Básicamente le di consejos para que fuera una buena persona”.

Por suerte, la recuperación de Lamich ha sido rápida, a pesar que sigue con secuelas. Razón por la que llama a las personas a cuidarse, ya que ella, quien lleva una vida sana y deportista, pensó que moriría por el virus.

Para esta y otras informaciones únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...