Cerrar Publicidad (10s)

Luego de constatarse el fallecimiento del exsenador y exlíder de la UDI, Jovino Novoa, la bancada de la colectividad gremialista pidió que se realizara en la sala de la Cámara de Diputados un minuto de silencio en memoria del fallecido exparlamentario. La solicitud fue tomada con disimil actitud por la oposición.

Si bien parte de los parlamentarios opositores estuvieron y se quedaron en la sala, un incómodo momento protagonizó la diputada Camila Rojas (Comunes). La legisladora se retiró de la sala al momento del minuto de silencio. Esto lo hizo en compañía de Félix González (PEV), quien también salió del hemiciclo.

La Diputada explicó su actitud y señaló que no participó del acto, al no respaldar actos de corrupción en los que Novoa habría estado involucrado, como el caso Penta. Aunque se acreditó su inocencia, la parlamentaria también citó al caso Spiniak.

Lee también

“Colaborador de la dictadura, Caso Spiniak y Penta. En la sala de la Cámara la UDI pide minuto de silencio a Novoa y la mesa acepta, me paro y me voy, con ese prontuario y esa impunidad ni a la esquina”, sostuvo Rojas.

Quien se pronunció en la misma línea que la frenteamplista fue la diputada del PC, Camila Vallejo, quien declaró que “Jovino Novoa murió en impunidad. No hubo justicia por su colaboración a la dictadura, ni por SQM y Penta, ni por Spiniak. Que la UDI pida un minuto de silencio por él, dice claramente lo que son”.

Por su parte, el parlamentario PPD Tucapel Jiménez, hijo del dirigente sindical que fue muerto durante la dictadura de Augusto Pinochet, enrostró el respaldo de Novoa al régimen autoritario e incluso una posible implicación en el asesinato del líder de la ANEF, en febrero de 1982.

“El caso de Jovino Novoa es uno de muchos que se van sin asumir responsabilidad política alguna. Él fue Secretario General de Gobierno en 1982, cuando en Chile se cometían muchos asesinatos, uno de ellos fue el del exPresidente Eduardo Frei Montalva, pero principalmente el asesinato de mi padre”, manifestó Jiménez, agregando que en ese entonces, Novoa formó una brigada laboral con dirigentes afines a la dictadura, quienes “espiaban, amedrentaban y amenazaban a los dirigentes opositores”.

“Ellos vigilaban todas las labores de mi padre. Justamente, en el mes de febrero, hubo una reunión entre Novoa y los gremios, además de la brigada laboral que componían Álvaro Corbalán, Carlos Santander, quienes fueron terribles agentes y asesinos de la CNI, por lo que Novoa para mí es un siniestro personaje que se va sin haber asumido ninguna responsabilidad”, sentenció Jiménez.

Para esta y otras informaciones únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...