Cerrar Publicidad (10s)

Nuestra existencia está rodeada de sonidos y silencios, los cuales, dispuestos a un ritmo, conformando parte de una melodía y atendiendo a la ley de la armonía, generan una sensación agradable que proviene de lo que conocemos como el arte de la música. En sus distintas formas de expresión como instrumentos musicales o la voz, tienen sorprendentes cualidades y beneficios.

Escuchar música reduce el nivel de estrés, eleva las endorfinas y consecuentemente fortalece nuestra sensación de alegría, de bienestar e incluso alivia dolores. Es un protector neurológico y excelente aliado en procesos de recuperación a este nivel, aumenta el optimismo, potencia la memoria y estimula el sistema inmunológico.

Lee también: ¿Oh, y ahora... quién podrá defendernos? ¡Yo! El Defensor del Pueblo | Sabes

Puede pensar que no canta bien, no tiene buen oído, sabe poco de música y un montón de creencias que lo han alejado de ella, sin embargo, solo se necesita hacer un espacio en la vida diaria para escuchar su canción favorita, cantarla y/o tararearla, tal vez bailarla. Seguro hay canciones que le traen recuerdos, sonidos que le calman o le ayudan a concentrarse como el de las olas del mar, el canto de pajaritos y la lluvia.

Ya en el vientre materno nos hemos familiarizado con el sonido de los latidos del corazón de la mamá y su voz, desarrollamos nuestro lenguaje en gran parte gracias a que nuestro cerebro se estimula con voces, palabras y el discurso de nuestros más cercanos.

¿Por qué perdemos contacto con algo que es tan propio de nuestra naturaleza? La música es un camino hacia el bienestar, la alegría, la armonía y el equilibrio. Por favor no la dejemos de lado, aún más en medio de esta Pandemia que tanto nos ha afectado.

Te interesará: Diálogo y educación en pandemia | Sabes

Un estudio de Masaru Emoto concluyó que la música, entre otros aspectos, tienen un efecto positivo en la composición del agua, por lo tanto, es interesante pensar que el ser humano al tener una composición de 70-80% agua, podría beneficiarse con estímulos positivos como por ejemplo la música que nos causa una sensación de alegría.

Comparto con usted que el Vals “Voces de primavera” de Johann Strauss me conecta con la emoción, la belleza, la armonía y tiene la capacidad de conectarme con un momento de felicidad plena. ¡Escúchelo!

¿Cuál es su favorito?, ¡revívalo, disfrute y comparta!

Las opiniones vertidas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de www.sabes.cl El Diario Digital del Gran Concepción.

Para esta y más informaciones síguenos en nuestras redes sociales. En Twitter estamos como @sabescl

Cargando más noticias...