Cerrar Publicidad (10s)

Cerca de 50 kilómetros es la extensión de la ruta que une su hogar en Quillota con su trabajo de conserje en Viña del Mar. Don Ricardo Ramírez debe transitar diariamente tamaña distancia ida y vuelta para ganarse el sustento.

Trabaja de noche. Durante el día cuida a su esposa, quien tiene cerca de 90 años. Pese a que, como las personas de su edad, debería estar disfrutando su vejez, su exigua pensión le obliga a continuar con su labor.

Te puede interesar: Entre aplausos mujer dio a luz en la calle: No alcanzó a llegar al Cesfam

Su conmovedora historia se dio a conocer recientemente, luego de que Carabineros advirtiera la presencia del hombre trabajando durante el horario de toque de queda. Don Ricardo se encontraba barriendo las afueras del edificio al que presta servicio.

De acuerdo al medio La Estrella de Valparaíso, una vecina del condominio aclaró a Carabineros la situación. Indicó que aquel hombre era el conserje del lugar, quien llevaba más de 26 años trabajando allí.

Consultado por el mencionado medio acerca del asunto, el propio adulto mayor explicó que “es efectivo que yo pedí el turno de noche. Porque durante el día cuido a mi señora que tiene casi 90 años”.

“Es la realidad de muchos. A mí no me alcanza. Así que no queda más que trabajar para vivir. Yo me vengo a las 5 de la tarde porque si no, me quedo sin locomoción”, señaló Ramírez al medio porteño. 

Para esta y otras informaciones, únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...