Cerrar Publicidad (10s)

A 28 años del descubrimiento de los vestigios de un titanosaurio cerca de Copiapó, un equipo de paleontólogos reveló este lunes que se trata de una nueva especie.

Fue en 1993 cuando el geólogo Carlos Arévalo hizo el impactante hallazgo. Alrededor de 75 kilómetros al sur de Copiapó, el científico descubrió entonces los restos fósiles de un ejemplar perteneciente a la familia de los titanosaurios.

Te puede interesar: Día histórico para la humanidad: Helicóptero de la NASA sobrevuela con éxito superficie de Marte

Hoy, casi tres décadas después, es un día inolvidable para la Paleontología en Chile. Y es que un estudio publicado en la revista Cretaceous Research ha desvelado que el dinosaurio corresponde a una nueva especie. Se trata, pues, del Arackar licanantay o “osamentas atacameñas”, en lengua kunza.

“Teníamos la idea de que de que podía tratarse de una especie nueva. Pero el material todavía había que compararlo. Y nos quedaba la duda de si había más material en terreno”,  señaló al respecto a La Tercera David Rubilar, quien lidera el equipo investigador conformado por profesionales del Museo de Historia Natural, la Universidad de Chile y el Laboratorio de Dinosaurios de la Universidad Nacional de Cuyo, Argentina.

Al igual que los titanosaurios en general, el Arackar se caracteriza por ser herbívoro, cuadrúpedo, de cuello y cola larga. No obstante, este último presentaba una espalda más plana y era de menor tamaño, en comparación con otros titanosaurios. 

Cabe destacar que este es el tercer dinosaurio no aviar descrito en Chile, después del Atacamatitan chilensis y el Chilesaurus diegosuarezi.

Para esta y otras informaciones, únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...