Cerrar Publicidad (10s)

A un año y un poco más de habernos enfrentado a la lamentable crisis sanitaria que nos ha afectado en muchos sentidos, a nivel país como mundialmente, quisiera reflexionar sobre cómo se han llevado a cabo los procesos de inclusión educativa en el contexto de la Educación Superior.

Particularmente poder transmitirles en pocas palabras lo que ha sido un periodo lleno de desafíos por sortear en una modalidad online que inicialmente no se veía accesible para estudiantes que presentaban una discapacidad intelectual. Sin embargo, a una velocidad admirable pudimos ir viendo cómo nuestros estudiantes fueron empoderándose y apropiándose de un espacio digital que día a día les exigía adaptarse a una realidad diferente.

Lee también: Seguimos innovando | Sabes

Desde la Institución UNAB estos logros han sido posibles gracias a una serie de apoyos articulados como una plataforma robusta para poder realizar las clases, recursos de internet hasta la posibilidad de apoyos personalizados para responder a las necesidades que se iban presentando en los alumnos con el pasar de los meses (tecnológicas, emocionales, pedagógicas, entre otras). Debo destacar que dentro de estos apoyos encontramos el más alto compromiso de parte de nuestro equipo de profesores y profesoras, quienes con total vocación fueron derribando la barrera de la distancia, logrando el aprendizaje y la participación de todos y todas.

Te interesará: Formalización del emprendimiento en tiempos de crisis | Sabes

En paralelo y como principal red de apoyo tenemos que destacar la participación de las familias, quienes en algunos casos tuvieron que aprender al mismo tiempo que sus hijos a manejar las distintas plataformas para facilitar su conexión a las clases y el desarrollo de un año que sin interrupciones se llevó a cabo. Sin duda, lo que expongo fue y ha sido un trabajo colaborativo y en equipo donde el foco estuvo (y siempre ha estado) en el bienestar de cada uno de los estudiantes que conforman el Programa Diploma en Habilidades Laborales. Independiente de las clases, virtuales o presenciales como eran antiguamente, seguimos creyendo en el potencial de nuestros alumnos y alumnas, y en que la inclusión es posible, siempre que existan los recursos y los apoyos mencionados se articulen entre sí.

Claramente esta experiencia significativa ha sido el puntapié inicial para comenzar este 2021 con mayores certezas en medio de un escenario que sigue siendo incierto y cambiante, pero haciendo esta breve reflexión nos sentimos contentos, orgullosos y agradecidos de mirar hacia atrás y ver que entre todos seguimos avanzando.

Las opiniones vertidas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de www.sabes.cl El Diario Digital del Gran Concepción.

Para esta y más informaciones síguenos en nuestras redes sociales. En Twitter estamos como @sabescl

Cargando más noticias...